Por @Wicho — 13 de Noviembre de 2010

No era algo inesperado, pero tras haber encontrado hace unos días dos grietas en uno de los refuerzos metálicos del tanque de combustible del Discovery para la misión STS-133 los técnicos de la NASA encontraron otra, más pequeña, en uno de los refuerzos adyacentes, probablemente causada por las mismas fuerzas que causaron las primeras.

Detalle de las grietas - NASA
Detalle de las dos grietas grandes - NASA [imagen completa: jpeg a 2.000×3.008 pixeles]

Esta otra grieta tiene unos 7,5 centímetros de longitud y se encuentra en el refuerzo situado inmediatamente a la izquierda del que tiene las dos grietas de 22 centímetros localizadas en primera instancia.

La solución aplicada en estos casos era soldar por encima una pieza del doble del grosor de la afectada, pero está por ver si será posible llevar a cabo esto en la plataforma de lanzamiento, pues aunque en el pasado ya habían aparecido grietas así siempre se habían detectado y reparado en la planta Michoud, que era donde se fabricaban los tanques de combustible de los transbordadores espaciales.

Durante este fin de semana se estudiarán las cargas que tienen que soportar los refuerzos afectados por las grietas para ver qué cargas y cómo se podría acometer su reparación, pero de ser posible realizar la reparación en la plataforma desde luego que sería prácticamente imposible que el próximo intento de lanzamiento se mantuviera para el 30 de noviembre.

Por otro lado, lo que ya está cambiado es el Ground Umbilical Carrier Plate por el que se produjo la pérdida de hidrógeno gaseoso que forzó la cancelación del lanzamiento el pasado día 5; al parecer una junta mal alineada fue la responsable de la fuga.

Instalación del nuevo GUCP - NASA/Troy Cryder
Instalación del nuevo GUCP - NASA/Troy Cryder [jpeg a 2.000×3.000 pixeles 4,4 MB]

Una vez instalado los técnicos de la agencia realizarán las mediciones adecuadas para asegurarse de que todo está correctamente alineado, de tal forma que esperan poder proceder con la instalación del resto de los mecanismos asociados.

La función principal del GUCP es sujetar en su sitio una tubería de unos 40 centímetros de diámetro que sirve para purgar el hidrógeno gaseoso que se haya podido acumular en el interior del tanque de combustible durante las operaciones de carga de este.

Esta tubería se lleva ese hidrógeno a un punto situado a una distancia prudente de la nave, donde es quemado antes de ser liberado a la atmósfera.

(Vía NASA).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear