Por @Wicho — 1 de Marzo de 2012

Cuando la NASA tomó la decisión de retirar del servicio su flota de transbordadores espaciales no sólo se quedó sin la capacidad de poner astronautas en órbita, sino que se quedó también sin la principal vía de enviar suministros a la Estación Espacial Internacional.

Así que para suplir esa carencia y no depender sólo de los ATV de la Agencia Espacial Europea, de los H-II japoneses, y de las Progress rusas, en enero de 2006 anunció la puesta en marcha del programa de Servicios Comerciales de Transporte Orbital o COTS.

Su objetivo es que empresas privadas desarrollen vehículos capaces de poner en órbita carga y más adelante astronautas, en especial con destino a la Estación Espacial Internacional.

La empresa que va más adelantada de las que participan en este programa es SpaceX, cuya cápsula Dragon ya ha hecho un viaje al espacio con éxito, convirtiéndose en la primera nave desarrollada por una empresa privada en salir al espacio y volver.

La cápsula a punto de amerizar - Michael Altenhofen/SpaceX
La Dragon a punto de amerizar tras su primera misión - Michael Altenhofen/SpaceX. Original y más imágenes en Dragon parachutes into the Pacific Ocean

Para este año estaban previstos dos lanzamientos más de cápsulas Dragon, COTS 2 y 3, en el primero de los cuales la cápsula se aproximaría a la ISS, mientras que en el segundo ya atracaría en ella, con la ayuda del brazo robot de esta.

Cápsula Dragon capturada por la ISS - NASA
Impresión artística de una cápsula Dragon capturada por la ISS - NASA

Pero SpaceX ha obtenido el visto bueno de la NASA para intentar ya el atraque en el vuelo COTS Demo Flight 2, que ahra se especula que tendrá lugar en abril, aunque en principio estaba programado para este pasado mes de febrero antes de ser retrasado a petición de la empresa para poder acabar de realizar algunas pruebas.

Dentro de estas pruebas hoy ha tenido un simulacro de lanzamiento en el que se han probado todos los sistemas de la cápsula y de su lanzador Falcon 9, así como los equipos de apoyo en tierra, hasta un punto sólo 5 segundos antes del lanzamiento.

La sala de control durante el simulacro - SpaceX
La sala de control durante el simulacro - SpaceX. Más en Falcon 9 Launch Readiness Test

A expensas del análisis de los datos recogidos durante el ensayo todo parece haber salido bien, según se puede leer en Spaceflight Now, así que en los próximos días la Dragon será desacoplada del cohete para proceder a cargarla con unos 500 kilos de comida y ropa y el propelente necesario para que maniobre en el espacio.

La Dragon acoplada al Falcon 9 - SpaceX
La Dragon C2 acoplada al Falcon 9 en Cabo Cañaveral - @SpaceX

Una curiosidad de la Dragon es que SpaceX la ha diseñado pensando en que eventualmente pueda llevar tripulantes a bordo y que su escudo térmico es capaz de soportar las velocidades de reentrada de misiones a la Luna e incluso a Marte.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear