Por @Wicho — 30 de Agosto de 2016

Anda haciendo las rondas una noticia sobre la detección de una posible señal alienígena desde la estrella conocida como HD 16459 por parte del radiotelescopio ruso Ratan-600.

Pero, según cuentan en "Baffling" "signal" "from HD 164595" is probably none of the above, parece muy poco probable que se trate de una señal y mucho menos que tenga origen en HD 16459 y que la hayan enviado unos supuestos habitantes de ese sistema solar.

Ya para empezar el propio Ratan-600 sólo detectó esa «señal» en una de las 39 ocasiones en las que exploró esa parte del cielo. Otro problema es que el radiotelescopio cubre una zona bastante amplia del cielo, por lo que lo de lo que la señal venga de HD 16459 no es más que una suposición porque la estrella en cuestión «cae» en la parte del cielo que cubre Ratan–600. Además, el receptor que usaron para «detectarla» tiene un ancho de banda de un gigahercio, por lo que la «señal» no es que sea muy clara.

Algunas de las cosas que busca la comunidad SETI a la hora de considerar una señal interesante:

  1. Que sea periódica, algo que en este caso no se produce. No ayuda además que el equipo que la detectó haya tardado más de un año en comunicarlo –la detección es de mayo de 2015– lo que va contra los protocolos establecidos a la hora de confirmar este tipo de señales.
  2. Que permanezca en el tiempo. Algo que, de nuevo, no cumple; no tiene mucho sentido que te tomes el trabajo de emitir una señal para dar a conocer tu existencia y que la apagues enseguida.
  3. Que venga de un punto en concreto del cielo, algo que la «señal» del Ratan–600 no cumple.
  4. Que la señal muestre señales de «elaboración» en cuanto a que tenga muy poco ancho de banda (se considera que ninguna señal con menos de 300 hercios de ancho de banda podría ser natural, por ejemplo) y/o que presente algún tipo de modulación, algo que la «señal» rusa no cumple ya que es prácticamente indistinguible del ruido de fondo o de otros fenómenos como por ejemplo el paso de un satélite por el campo de vista del radiotelescopio…

Así que no, no parece que nos estén enviando un Whatsapp desde HD 16459, por mucho que esta estrella sea un candidato interesante como origen de la señal porque es una estrella muy similar al Sol alrededor de la que sabemos que orbita al menos un Neptuno caliente; tiene toda la pinta de que la «señal» en cuestión no es más que ruido.

En A SETI Signal? y en “Strange” Signal From Star Triggers SETI Investigation—Much To Scientists’ Dismay se muestran también bastante incrédulos; de hecho lamentan la pérdida de tiempo que supone dedicarle tiempo de observación desde otras instalaciones a una «señal» tan cogida por los pelos, instalaciones en las que no se ha podido detectar de nuevo la «señal» en cuestión…

Así que habrá que seguir a la escucha.

Porque de que hay vida ahí fuera estamos bastante convencidos. Otra cosa es que sea inteligente y otra, en especial si lo es, que se quiera comunicar con nosotros.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear