Por @Wicho — 18 de Febrero de 2015

Conjunción vista desde A Coruña
La conjunción vista desde A Coruña a las 20:00 locales del 20 de febrero de 2015 - imagen generada con Stellarium

El viernes 20 de febrero de 2015, o puede que ya el 21, según donde vivas, pues por ejemplo en Buenos Aires tendrías que esperar hasta la medianoche en la noche del 20 al 21, se puede ver en el cielo una conjunción de la Luna, Marte y Venus estarán en un círculo de unos dos grados, unas cuatro veces el diámetro de la Luna.

La Luna estará en fase de Luna creciente, iluminada a un 6 por ciento, con lo que no molestará demasiado; puede ser más molesto el brillo de Venus, que puede llegar a dificultar ver Marte, que se ve muy pequeñito estos días

Para los más astrotrastornados, Marte tendrá esa noche una magnitud de +1,3 frente a los -4 de Venus; para los menos astratrastornados, la magnitud de un astro mide su brillo. Cada magnitud difiere de la anterior o la siguiente en un factor de 2,5 y aunque es bastante cotraintuitivo, cuanto más brilla un astro, menor es su magnitud.

Así, el Sol tiene una magnitud de -27, la Luna llena de -13, y Venus llega a -5 en sus momentos más brillantes; Sirio, la estrella más brillante visible por la noche, tiene una magnitud de -1,5, y la Estación Espacial Internacional, que se puede ver perfectamente a simple vista, llega a los -6.

Tratándose de una conjunción con la Luna imagino que nadie tendrá grandes problemas para encontrarla en el cielo.

Pero por si acaso una app como SkySafari te puede sacar del apuro y servirte para cualquier otra noche: con el GPS y la brújula del móvil te indica qué estás viendo en el cielo en cada momento, o te ayuda a encontrar un objeto de interés usando el buscador incorporado y luego una flecha en pantalla que te indica hacia donde debes mirar.

Eso sí, cuesta 3 euros, el precio de un par de vinos. Pero… ¿Qué son un par de vinos frente a la inmensidad del universo?

Y por supuesto, digan lo que digan los astrólogos y similares, la conjunción del viernes no tendrá ningún efecto en nuestras vidas salvo la de poder disfrutar de un espectáculo gratuito si las nubes lo permiten.

Bueno, y quizás el de que te resfríes si no te abrigas bien.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear