Por @Alvy — 30 de Septiembre de 2016

Por aquí hemos hablado alguna vez de las máquinas de Von Neumann, una idea sumamente interesante planeada hacia 1948-49 por uno de los matemáticos pioneros de la historia de la informática: John von Neumann. Este vídeo de TED-ed es un estupendo resumen que describe cómo son y para qué podrían utilizarse, básicamente expandir el alcance de la humanidad por toda la galaxia.

El problema es que nuestra galaxia es enorme y existe una limitación física a la expansión de cualquier civilización: la velocidad de la luz. Comparado con eso el tiempo de vida de los individuos de una especie y sus adaptaciones para la supervivencia son casi algo nimio. Pero hay una solución plausible, y esa fue la idea que planteó Von Neumann.

Una máquina de Von Neumann es básicamente un autómata autorreplicante: se envía en una nave espacial y tiene capacidad de encontrar un lugar para asentarse, extraer materiales y energía de los recursos naturales y fabricar una copia de sí mismo. La primera máquina hará una copia, luego serán dos las máquinas trabajando, luego cuatro, ocho… Finalmente llegados al momento adecuado pueden construir más naves y saltar a explorar las siguientes estrellas y planetas. La expansión es exponencial y al final toda la galaxia queda a su alcance.

Advanced Automation for Space Missions / NASA
Una máquina autorreplicante / NASA

Esto que sobre el papel está muy bien es algo mucho más complicado en la práctica, pero los virus informáticos son un ejemplo perfecto de sistema autorreplicante dentro de lo que es su universo digital: llegan, copian, se replican y repiten la operación.

Según los cálculos si se pudieran construir estas máquinas y el viaje interestelar se pudiera realizar a un 5 por ciento de la velocidad de la luz conquistaríamos la galaxia en unos 4 millones de años, más o menos. Eso sí: habría que dotarlas de una altísima inteligencia artificial, probablemente con un grado extremo de miniaturización, resistencia… ¡Oh, vaya! Se parecerían mucho a ciertos organismos biológicos, la información de su ADN, su capacidad de reproducción, resistencia…

¿Quién sabe? Tal y como termina explicando el vídeo tal vez las máquinas de Von Neumann ya han conquistado nuestra galaxia y están entre nosotros.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear