Por @Wicho — 28 de Septiembre de 2015

La basura espacial son los miles de objetos que hay en órbita y de los que no tenemos control: satélites artificiales que ya no funcionan, etapas de los cohetes usados para ponerlos en órbita, restos de colisiones, y otros objetos que ya no usamos.

Hay más de 12000 objetos mayores de 10 centímetros de los que se hace seguimiento continuo para asegurarse de que no chocan con ningún satélite o nave tripulada; se estima que hay cientos de miles de piezas de entre 1 y 10 centímetros, y literalmente millones de piezas más pequeñas que eso.

A varios miles de kilómetros por hora el impacto con cualquiera de ellas puede ser desastroso y por eso desde hace unos años hay una normativa internacional que dice que hay que dejar tan pocos restos como sea posible.

Pero aún así ya hay mucha basura en órbita, y no es raro que haya que hacer maniobras para evitar colisiones, como por ejemplo ha hecho la Estación Espacial Internacional a las 9:06 UTC del 27 de septiembre de 2015, cuando la nave de carga Progress M-28M encendió sus motores durante 299,36 segundos para subir la órbita de la Estación aproximadamente 1,2 kilómetros.

Por eso muchas empresas trabajan en ideas para eliminar basura espacial, como por ejemplo las que se ven en el vídeo de arriba.

Una de las opciones sería capturar la basura espacial con una red y llevársela o bien a una órbita de aparcamiento o frenarla lo suficiente para que caiga a la atmósfera y que se desintegre; la otra opción sería agarrar la pieza de basura espacial con el brazo robot de un satélite limpiador y proceder también a llevársela a una órbita de aparcamiento o precipitarla en la atmósfera.

Si el satélite limpiador puede llevar suficiente combustible y redes podría hacerse cargo de varios restos de basura espacial durante su misión, aunque cambiar de órbita es mucho más costoso de lo que algunas películas nos quieren hacer ver.

En cualquier caso, por ahora sólo son ideas; lo que nos queda es seguir pendientes de la basura espacial y tener un poco de suerte mientras no tengamos una forma efectiva de librarnos de ella.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear