Por @Wicho — 9 de Abril de 2016

Impresión artística del telescopio espacial Kepler

Por ahora no hay muchos detalles, pero según se puede leer en Mission Manager Update: Kepler spacecraft in emergency mode el telescopio espacial Kepler está en modo de emergencia. El modo de emergencia es el más básico en el que puede estar Kepler y aún así mantener comunicaciones con la Tierra, pero casi todos sus sistemas de a bordo están parados.

El último contacto con Kepler tuvo lugar el 4 de abril y todo funcionaba correctamente; los responsables de la misión creen que entró en modo de emergencia el 6 de abril.

Su prioridad ahora es ver por qué está en ese modo y averiguar si y cómo lo pueden sacar de él. Pero para ello primero es necesario que reciban toda la telemetría que indica el estado de Kepler, estudiarla y replicarla en el hardware de pruebas que hay en Tierra; con eso podrán diseñar -esperemos- una estrategia de recuperación.

Kepler fue lanzado en marzo de 2009 con el objetivo de mirar continuamente a una zona del espacio, en concreto una zona de la Vía Láctea situada entre las constelaciones del Cisne y Lyra, a la caza de planetas extrasolares usando el método de los tránsitos: al mantener su mirada fija sobre un conjunto de estrellas puede detectar la variación en su brillo que se produce cuando un planeta pasa por delante, lo que normalmente indica la presencia de un planeta en órbita a su alrededor.

La cámara del Kepler
La «cámara» del Kepler tiene 95 megapíxeles - NASA / Ball Aerospace

Pero para ello necesita estar súper estable en el espacio, para lo que contaba con cuatro ruedas de reacción, aunque podría funcionar sólo con tres. Así, cuando en mayo de 2013 falló la segunda de estas ruedas parecía que eso iba a significar el fin de la misión, pero el equipo de la misión diseñó una estrategia para poder seguir usando Kepler, aunque con menos precisión, usando la presión de la luz del Sol como esa rueda de reacción que le faltaba.

Eso marcó el principio de la misión K2 de Kepler en junio de 2014, misión en la que está ahora mismo; en total ha detectado ya casi 5000 candidatos a planetas extrasolares, de los que más de 1000 ya han sido confirmados.

En este modo de funcionamiento tiene unas 15 veces menos precisión que antes, por lo que no puede detectar planetas extrasolares tan pequeños, así que también se está usando para estudiar explosiones de supernovas, estrellas en formación, e incluso asteroides y cometas del sistema solar.

El 7 de abril estaba previsto que iniciara una campaña de detección de planetas errantes poniéndose a mirar hacia el centro de la Vía Láctea con la esperanza de que la gravedad de estos planetas distorsionara la luz de estrellas que quedaran detrás de ellos desde el punto de vista del Kepler, aprovechando el efecto de lente gravitacional:

Parece que Kepler entró en modo de emergencia antes de moverse para iniciar esta campaña de observación, que debía durar 80 días, pero habrá que esperar a tener todos los datos.

El OGLE, o Experimento de lente óptica gravitacional, iba a observar la misma región dell espacio desde tierra para comparar / apoyar resultados; y a finales de junio el telescopio espacial Spitzer iba a unirse también a la campaña; cada día que Kepler pase en modo de emergencia es un día menos para esta campaña de observación, ya que a partir del 2 de julio Kepler no estará en una posición adecuada para continuar con ella.

Por ahora el equipo de la misión ha declarado una emergencia, lo que le da prioridad a la hora de usar los recursos de la Red del Espacio Profundo de la NASA para hablar con Kepler y ver qué ha pasado.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear