Por @Wicho — 26 de Octubre de 2015

¡Ñam!

Aún no se ha publicado el informe actualizado de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) de la Organización Mundial de la Salud que relaciona el consumo de carne procesada y de carne roja con el cáncer; por ahora sólo se puede consultar la nota de prensa al respecto [PDF].

Y sin embargo ya se está sacando de madre.

Pero, tal y como se puede leer en Carne y cáncer, puntualizaciones a lo que ha dicho la OMS, hay que tener en cuenta unas cuantas cosas:

  1. La IARC dice que el consumo de carne procesada como salchichas, beicon, o embutidos, los coloca en el grupo 1 de productos carcinógenos, que es el de aquellos de los que hay suficiente evidencia en cuanto a la relación de su consumo con el riesgo de cáncer. En este grupo están también los anticonceptivos orales, la radiación solar, las bebidas alcohólicas, o las camas bronceadoras.
  2. La carne roja de mamífero, por su parte, está en el grupo 2A de productos carcinógenos, igual que el famoso glifosato, el mate, que tanto gusta en Sudamérica, o un trabajo por turnos que afecte los ritmos circadianos.
  3. El IARC no dice si el riesgo es grande o pequeño; simplemente dice que la evidencia de la relación entre el consumo de carnes procesadas y rojas y un aumento de la probabilidad de contraer cáncer colorrectal es bastante sólida.
  4. Pero como se puede leer en Especial carne roja y cáncer (y V) - Conclusiones y reflexiones finales, donde se habla de este mismo anuncio de la IARC, pero de 2013 –el de hoy es una actualización– el riesgo de contraer un cáncer colorrectal para quienes menos carne consumen es de un 5%, mientras para los que consumen más es de un 6–7%; y tampoco está muy claro que a mayor cantidad consumida, mayor probabilidad de contraer un cáncer.

Así que… ¿Hay que alarmarse con el anuncio de hoy? Pues parece que no, o al menos no mucho; parece mucho más recomendable preocuparse por no fumar, no beber, hacer ejercicio, o reducir el estrés, cosas que son mucho peores que el consumo de carne.

Y si decides no tomar más carne nunca más, pues por supuesto eres perfectamente libre de hacerlo, pero al menos hazlo bien informado.

(El vídeo de Tim Minchin vía @irreductible).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear