Por Nacho Palou — 17 de Mayo de 2017

Ray hennessy 118039

Como preparación para someter a los humanos, los robots han comenzado por controlar las tortugas.

En el vídeo no es que se vea gran cosa, pero según New Scientist lo que aparece moviéndose por ahí es una tortuga que carga a lomos a un robot parásito que mediante incentivos consigue que la tortuga vaya donde el robot quiere.

Los robots se colocan sobre la cocha de las tortugas. Constan de un procesador, una estructura con cinco ledes que se coloca frente a la tortuga y un tubo que suministra alimento. Los robots tienen que conseguir que la tortuga se mueva por el agua a través de cinco puntos de control [los círculos, en el vídeo]. Primero se logró que las tortugas asociaran la iluminación de los ledes con recibir alimentos. Los robots simplemente guían a las tortugas usando los ledes que cuelgan frente a ellas y reciben alimentos cuando siguen la dirección correcta. De este modo cinco robo-tortugas completaron correctamente el recorrido, incrementando la velocidad con la práctica.

Aunque los investigadores reconocer que existen consideraciones éticas al respecto (a pesar de que las tortugas no sufren daño físico ya que el robot va adherido a la concha) también creen que “si robots y animales pueden trabajar juntos para explorar una zona catastrófica, por ejemplo, puede ser algo realmente útil.”

Fotografía: Ray Hennessy.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear