Por @Wicho — 3 de Mayo de 2013

Aproimadamente cada 26 meses la Tierra y Marte se colocan en lados opuestos del Sol, lo que hace que sea sino imposible sí poco recomendable intentar comunicarse con la flotilla de sondas y rovers que tenemos dando vueltas por allí.

No sólo los datos que intenten enviar pueden llegar corrompidos, sino que, lo que sería peor, las órdenes que se les enviaran también podían llegar mal, dando lugar a errores o incluso a accidentes irrecuperables.

Por eso lo que se hace antes de una de estas conjunciones es dejarles dadas las instrucciones para ese periodo, aunque signifique que trabajen menos de lo habitual, instrucciones que incluyen órdenes para almacenar y no retransmitir los datos que recojan durante ese tiempo.

Así que desde principios de abril Curiosity, Opportunity, la Mars Odyssey, Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA y la Mars Express de la Agencia Espacial Europea han estado «a su bola».

Pero pasada la conjunción, los cinco están de nuevo en comunicación con sus equipos y listos para seguir trabajando, tal y como se puede leer en Mars Armada Resumes Contact with NASA – Ready to Rock ‘n Roll n’ Drill

Curiosity lleva sobre la superficie de Marte apenas unos meses, a donde llegó en agosto de 2012, mientras que Opportunity lleva allí desde el 25 de enero de 2004, batiendo todos los récords y todo lo que se esperaba de él.

La Mars Odyssey, por su parte, lleva en órbita alrededor de Marte desde el 20 de octubre de 2001, lo que la hace la veterana frente a la Mars Express, que lleva allí desde el 25 de diciembre de 2003, y la Mars Reconnaissance Orbiter, que lleva en órbita desde el 10 de octubre de 2006.

El próximo lanzamiento con destino a Marte es la de la MAVEN de la NASA, tras el lamentable fracaso de la Fobos-Grunt rusa.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear