Por @Wicho — 5 de Octubre de 2004

¿Te has fijado alguna vez como en un retrato en el que el sujeto mira al frente parece que este te esté mirando a los ojos siempre que tú lo miras?

Pues al parecer durante años ese fenómeno no tuvo explicación científica, pero ahora una investigación llevada a cabo en la Universidad Estatal de Ohio y en la Universidad de Utrecht ha determinado que eso ocurre porque nuestra percepción se empeña en tratar la superficie plana del cuadro como si se tratara de una superficie tridimensional. En palabras del profesor James Todd:

When observing real surfaces in the natural environment the visual information that specifies near and far points varies when we change viewing direction. When we observe a picture on the wall, on the other hand, the visual information that defines near and far points is unaffected by viewing direction. Still, we interpret this perceptually as if it were a real object. That is why the eyes appear to follow you as you change your viewing direction.
Otro truco -o no, no está tan claro- de nuestras percepciones es el aparente aumento de tamaño de la Luna cuando se la ve a baja altura sobre el horizonte.

Angel R. López explica en su blog El Lobo Rayado las dos opiniones que la gente tiene al respecto: o bien se trata de una ilusión óptica o bien es un efecto real de la refracción atmosférica... y se queda a medio camino, pues dice que para él es un poco de las dos cosas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear