Por @Wicho — 9 de Abril de 2015

El año pasado, cuando la NASA anunció las empresas privadas que había escogido para contratar lanzamientos de astronautas causó un poco de sorpresa que quedara fuera la Dream Chaser de Sierra Nevada Corporation.

Un motivo es que la Dream Chaser es un avión espacial con un diseño similar al de los transbordadores espaciales, a diferencia de la cápsula Orión de la propia NASA o de las Dragon X de SpaceX y la CST-100 de Boeing, que son cápsulas convencionales, y que fueron las escogidas por la NASA.

Este diseño distinto da más riqueza de opciones al no tirar por el mismo lado que las otras.

Pero además, es que la Dream Chaser es mucho más chula, ¡dónde va a parar!

Sierra Nevada protestó la decisión en su momento, aunque al final eso no sirvió de nada, con lo que definitivamente se quedó fuera de la carrera por el programa Commercial Crew Transportation Capability.

De todos modos, la NASA había prometido no abandonar de todo la Dream Chaser, y tal y como se puede leer en NASA agrees to aid Dream Chaser development to CDR level, va a cumplir su promesa.

Va a seguir colaborando en el desarrollo de la Dream Chaser al menos hasta 2016 para llevarla a lo que la agencia denomina el nivel Critical Design Review, un análisis en el que se estudia la viabilidad del diseño con datos de vuelos reales, un paso muy importante de cara a decidir si una nave es viable o no.

De hecho Sierra Nevada está evaluando presentarse a la nueva ronda de proveedores para vuelos de carga a la Estación Espacial Internacional con una versión de carga de la Dream Chaser, y estudia alianzas con otras empresas y agencias espaciales.

Así que lo mismo aún vemos a la Dream Chaser volar al espacio.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear