Por @Alvy — 4 de Agosto de 2015

Nunca había visto este detalle; a cámara lenta se aprecia mucho mejor. Los iris tiemblan como flanes cuando se mueven los ojos; de hecho todo el movimiento resulta muy acuoso y menos sólido de lo que cabría esperar – algo de lo que normalmente no nos damos cuenta.

Es quizá menos llamativo que los movimientos sacádicos oculares –mi efecto favorito, fácilmente experimentable ante un espejo– pero no por ello menos interesante.

Otro experimento que puedes hacer ante un espejo es mirarte fijamente e inclinar la cabeza hacia los lados , fijándote en la forma en que «giran» para compensar (!)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear