Por @Wicho — 19 de Octubre de 2010

Los técnicos de la agencia están intentando arreglar una pequeña fuga de propelentes que se ha detectado en uno de los módulos de maniobra orbital del Discovery, aunque esperan poder hacerlo con la nave en la plataforma.

El Discovery durante la carga de la RSS - NASA/Troy Crider
Payload to Pad: El Discovery el pasado día 7 mientras se subía el contenedor con la carga útil de la misión a la estructura rotatoria de servicio, que se ve a la izquierda, y que luego se cierra sobre la nave para transferir la carga a esta - NASA/Troy Crider

La primera medida, tomada ya la semana pasada, consistió en reemplazar una tapa por la que se sospechaba que se estaba produciendo la fuga, pero esto no la arregló; hoy lo que se ha hecho es comprobar el apriete de las seis tuercas que cierran una brida que ahora se cree que es la causante del problema.

Zona en la que se produjo la fuga - NASA
Zona en la que se produjo la fuga - vía @NASAKennedy

Esto, en principio, solucionó el problema, aunque para ir más sobre seguro se van a remplazar también las juntas primaria y secundaria situadas en esa brida, trabajo que debería estar completado el próximo día 25 y que aún permitiría cumplir con la fecha de lanzamiento prevista del 1 de noviembre para la misión STS-133.

De no ser así, si hubiera que devolver al Discovery al Edificio de Ensamblado de Vehículos y no se pudiera lanzar en la primera semana de noviembre, su lanzamiento podría verse aplazado al menos hasta febrero debido a una combinación de las necesidades de uso de la plataforma de lanzamiento y de la órbita de la Estación Espacial Internacional en los próximos meses.

(Vía msnbc.com y NASA).

Actualización 25 de octubre: Solucionado el problema, la NASA ha aprobado el lanzamiento para el 1 de noviembre.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear