Por @Wicho — 17 de Julio de 2013

Como decían en @ShuttleAlmanac acerca de la fuga de agua en el casco del traje espacial de Luca Parmitano, «imagina que tienes la cabeza metida en una pecera esférica con medio litro de agua pegado a tu cara, orejas, y nariz. Imagina además que no puedes sacar la cabeza de ahí por lo menos en 20 minutos. ¿Sientes el pánico?»

Afortunadamente la calma y profesionalidad en la actuación de Luca y Chris Cassidy y el resto del equipo hicieron que la cosa no pasara de buen susto para propios y extraños, NASA incluida, que en un momento dado cortó el acceso público al audio y el vídeo, y de tener que abortar el paseo.

En el pasado ha habido fallos en los sistemas de control de temperatura de los trajes, en el sistema de oxígeno, o en el de control de nivel de CO2, pero este ha sido probablemente el fallo más grave, pues como reconocía la NASA en la rueda de prensa posterior existía la posibilidad de que Luca se hubiera atragantado o ahogado.

Y es que el agua en caída libre tiene un comportamiento que la hace bastante puñetera:

(Gracias por la pista del vídeo @Bterres).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear