Por @Wicho — 11 de Julio de 2011

Tras un lanzamiento sin mayores problemas y de emplear unas 48 horas como es habitual en igualar órbitas con la Estación Espacial Internacional el Atlantis atracó allí a las 17:07 del domingo, y las escotillas entre ambas naves se abrieron a las 18:47.

Como establecen los procedimientos que se siguen desde el desastre del Columbia, el comandante Chris Ferguson hizo que su nave diera un giro de 360 grados antes de atracar para que desde la ISS pudieran fotografiarla y filmarla para completar las inspecciones que se hacen del escudo de protección térmica después de cada lanzamiento.


Atlantis Performs RBAR Pitch Maneuver

Pero en principio, y tras el análisis de las imágenes tomadas durante el despegue, todo parece indicar que Atlantis está en perfectas condiciones para volver a tierra.

Durante el tiempo que permanezca atracado sus tripulantes dejarán allí suministros y repuestos que van a a bordo del módulo logístico multipropósito Raffaello e instalarán en el exterior de la Estación la Robotic Refueling Mission.

El objetivo de esta es comprobar el funcionamiento de unos procedimientos diseñados en el Centro Espacial Goddard que en el futuro podrían servir para suministrar combustible a satélites en órbita.

A última hora del día se supo que una pieza de basura espacial, en concreto parte del satélite Cosmos 375, podría acercarse demasiado a la ISS al mediodía del martes, por lo que desde el Mando Aéreo Estratégico están analizando con más atención su órbita para determinar si y el grado de peligro que realmente supone.

La misión STS-135 es la última de la flota de transbordadores espaciales de la NASA, que a partir del retorno del Atlantis pasarán a depender por completo de comprar asientos en las cápsulas Soyuz para poder enviar y traer sus astronautas de órbita.

Fuente: NASA

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear