Por @Wicho — 12 de Febrero de 2010

Una de las tareas prioritarias del primer día de operaciones conjuntas de las tripulaciones del Endeavour en la misión STS-130 de la NASA y de la Estación Espacial Internacional fue la instalación de las piezas de recambio del sistema de reciclado de orina que la convierte en agua potable.

A pesar de lo poco «glamuroso» de su función, este sistema es muy importante, en especial desde que la tripulación de la ISS es de seis personas, pero lo cierto es que nunca ha funcionado bien desde que fue instalado durante la misión STS-126 en noviembre de 2008.

Jeff Williams, el comandante de la Estación, fue quien se encargó de instalarlos, y ahora habrá que esperar unos días a ver cómo se porta el sistema con sus nuevos componentes.

Williams en plena tarea - NASA
Williams en plena faena - NASA. Original y más imágenes en STS-130 Flight Day 4 Gallery

Por su parte los ingenieros de vuelo Max Suraev y Oleg Kotov siguieron cargando cosas en la nave Progress que ahora mismo está atracada en la ISS, y que se desintegrarán junto con esta a su reentrada en la atmósfera, mientras que Terry Virts, Kay Hire y Steve Robinson siguieron con el traslado de materiales y suministros del Endeavour a la Estación.

El comandante George Zamka y el ingeniero de vuelo Soichi Noguchi tuvieron que dedicarle tiempo a cambiar el torso del traje espacial de Robert Behnken, pues en el que llevaban en el Endeavour falló un sistema de distribución de electricidad con lo que no funcionaban ni la cámara de vídeo ni la calefacción de guantes y botas.

Tras atender a algunos medios de comunicación las tripulaciones se retiraron a dormir, aunque Nicholas Patrick y Behnken lo hicieron en la cámara Quest para adaptar sus organismos a la presión atmosférica más reducida de los trajes espaciales y así evitar problemas de descompresión al comenzar el primer paseo espacial de la misión.

La tripulación del Endeavour recibió también la buena noticia de que no será necesario hacer nada respecto a un par de detalles del escudo térmico de la nave que los equipo de tierra habían estado mirando, en concreto una pieza de cerámica en una de las ventanillas y una loseta que tiene una esquina un poco levantada.

Pieza de cerámica desplazada - NASA
Pieza de cerámica desplazada - NASA
Loseta dañanada - NASA
Loseta dañanada - NASA

Todas estas tareas se pusieron en marcha con Así habló Zaratustra de Richard Strauss, dedicada al especialista de la misión Nicholas Patrick.

Fuente: STS-130 MCC Status Report #06 y STS-130 MCC Status Report #07; fotos del escudo térmico vía Damaris B. Sarria.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear