Por @Wicho — 11 de Julio de 2010

La sonda Rosetta de la Agencia Espacial Europea tenía ayer una importante cita en su viaje con destino al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko a donde no llegará hasta 2014.

Se trataba de un encuentro con el asteroide (21) Lutetia, descubierto el 15 de noviembre de 1852 por Hermann Mayer Salomon Goldschmidt desde el balcón de su apartamento en París.

Dado que este encuentro se produjo a unos 454 millones de kilómetros de la Tierra, este ha sido utilizado por la ESA como un ensayo general de los sistemas de a bordo, pues a esa distancia no hay modo de controlar en directo la sonda, ya que los comandos que se le enviaran tardarían unos 25 minutos en llegar, y otros tantos en llegar sus repuestas.

Para ello ayer por la tarde, a las 16:45 hora de España (UTC +2) el sistema de guiado automático se hizo cargo del control de la sonda, y la mantuvo perfectamente orientada para tomar una serie de imágenes del asteroide y realizar mediciones con los instrumentos de a bordo hasta que una vez completada la maniobra volvió a apuntar las antenas de la nave hacia la Tierra para empezar a enviar datos: Rosetta triunfa en el asteroide Lutetia.

La velocidad de la sonda era de unos 15 kilómetros por segundo, con lo que el encuentro duró poco más de un minuto, a una distancia mínima de 3.162 kilómetros, a la que los detalles mínimos que se pueden resolver en las imágenes son de unos 60 metros:

Lutetia en el momento de mayor aproximación - ESA
Lutetia en el momento de mayor aproximación - ESA. Hay más imágenes, incluida una en la que se ve Saturno al fondo, en Lutetia closest approach images

Lutetia tiene, como ya se esperaba, una forma muy irregular, con un eje mayor de unos 130 kilómetros, aunque ahora habrá que esperar a que vayan llegando los datos datos recogidos por Rosetta acerca de su posible atmósfera, sus efectos magnéticos, y la composición de su superficie para poder determinar si se trata de un asteroide de tipo C o de tipo M, pues parece presentar características de los dos tipos.

Una vez que termine la campaña de observación de Lutetia el siguiente momento crítico de la misión vendrá a mediados de 2011, cuando Rosetta encienda su motor principal a una distancia de unos 800 millones de kilómetros del Sol para realizar la maniobra de inserción en la órbita de 67P/Churyumov-Gerasimenko, tras lo que quedará en hibernación hasta enero de 2014 para realizar a partir de entonces las maniobras que la situarán en órbita alrededor del cometa.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear