Por Nacho Palou — 9 de Junio de 2017

Transformative Appetite es un proyecto del Tangible Media Group, en el MIT Media Lab en un intento por desarrollar comida que cambia de forma, de estructuras 2D a 3D, cuando se cocinan, mediante la interacción hidromórfica.

Este proceso de transformación puede hacer que alimentos como la pasta sean susceptibles de distribuirse en paquetes planos, un método de empaquetado que reduce notablemente el volumen y por tanto los costes de transporte: según los investigadores en un paquete de macarrones perfectamente empaquetados hasta el 67 por ciento del volumen que ocupa es aire. Después, cuando la pasta se cocina, la transformación proporciona a la pasta sus formas tridimensionales características.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear