Por @Wicho — 12 de Enero de 2016

Ya circulaba por ahí alguna versión de este vídeo, que montado a partir de imágenes de los lanzamientos de las misiones STS–117 y STS–127 de los transbordadores espaciales de la NASA, muestra el viaje de los propulsores de combustible sólido, o solid rocket booster, de estos.

Los SRB son los dos pirulos blancos que iban montados a ambos lados del depósito de combustible y servían para dar un empuje extra durante el despegue, para poner todo en marcha. Agotado su combustible, se desprendían del depósito a unos 40 kilómetros de altura, por lo que nunca llegaban al espacio.

Pero en esta nueva versión el audio está mejorado, así que aparte de verlo a pantalla grande, es muy recomendable verlo con los altavoces puestos y con el volumen a tope; mola mucho oír como sufre el metal del propulsor.

Pero, sobre todo, en los primeros minutos, hasta la separación, mola mucho oír el sonido que produce el lanzamiento.

Cuando estuve en el lanzamiento del Atlantis en la misión STS-135 fue, con diferencia, lo que más me impresionó: ese restallar que se oye, como si las moléculas del aire no fueran capaces de soportar más, como si no fueran capaces de transmitir más sonido…

Aún hoy en día se me pone la piel de gallina oyéndolo.

(Vía Javier Armentia).

Relacionado,

Compartir en Facebook  Tuitear