Por @Alvy — 17 de Mayo de 2015

Night-Sky-Stars

¿Cuáles son los motivos por los que, a simple vista, algunas estrellas parecen «titilar» más que otras? (Pregunta de FryPan).

Si miramos al cielo nocturno en una noche clara libre de contaminación lumínica veremos que algunas estrellas centellean más que otras. A este «parpadeo» se le denomina titilar; su intensidad varía según los cuerpos celestes que se estén observando y suele plantear algunas preguntas más o menos fáciles de responder según el detalle que se necesite.

La regla general es que las estrellas titilan, pero los planetas no lo hacen. Así que si al mirar ves que el objeto no parpadea probablemente se trata de Marte, Venus, Mercurio o Júpiter; si en cambio titila será cualquiera de las miles de estrellas que pueblan el firmamento.

La razón de por qué titilan tiene que ver con el tamaño aparente de los objetos celestiales y con la refracción de la luz en nuestra atmósfera. Tal y como explicaron en Enchufa2 hace años:

(…) Las capas altas de la atmósfera de la Tierra sufren variaciones de temperatura, lo que se traduce en variaciones en el índice de refracción. El aire en esas capas se comporta entonces –de cara a la luz que llega– como una sopa de pequeñísimas lentes en constante movimiento, enfocando la luz en diferentes direcciones. Además, se produce la condición necesaria de que la frecuencia de esas variaciones es lo suficientemente «lenta» como para que nuestro ojo sea capaz de apreciarlas. En este contexto, las estrellas (quitando el Sol) son objetos con un tamaño aparente menor que el de estas «lentes», y por tanto su luz viene y va con el movimiento de las mismas: las vemos titilar. Júpiter, Marte, etcétera, en cambio, tienen un tamaño aparente mayor, por lo que los efectos se compensan entre varias lentes y vemos una intensidad de luz más o menos constante.

Las diferencias de tamaño y distancia entre los planetas y las estrellas, combinados con el caso particular de nuestra atmósfera, hacen que las estrellas titilen pero los planetas no (o al menos no de forma apreciable a simple vista). En otros lugares es distinto: por ejemplo en Marte no titilan y si las observas desde el espacio exterior tampoco. Del mismo modo, pero a la inversa, incluso en un viaje en avión se pueden ver titilar las farolas, faros y luces de pueblos y ciudades a una distancia de tan solo unos pocos kilómetros desde el aire.

Esto también responde a la pregunta original: ¿Y por qué unas titilan más que otras? Todo depende de la distancia entre las estrellas y la Tierra y la intensidad de la luz procedente de ellas. Según sean esa intensidad y esa distancia parecerá que titilan con mayor o menor intensidad.

{Foto: Night sky over golf course (CC) Todd Fong @ Flickr}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear