Por @Wicho — 9 de Marzo de 2015

Impresión artística de Gliese 581d
Impresión artística de Gliese 581d - Wikipedia

Dentro de los planetas extrasolares Gliese 581d, situado –o no– a unos 20 años luz de la Tierra, tiene una cierta relevancia porque fue el primer planeta extrasolar «parecido» al nuestro situado en la zona de habitabilidad de su estrella.

El problema es que según a quién le preguntes Gliese 581d existe o bien es ruido en los datos y por tanto no existe.

Gliese 581d fue detectado usando el método de la velocidad radial, que consiste en medir los tirones que la gravedad de un planeta extrasolar produce sobre una estrella cuando pasa por delante o por detrás de esta, lo que se mide mediante la variación del efecto Doppler que presenta la luz que nos llega de ella.

El efecto Doppler es el que hace que cuando un coche se nos acerca, luego pasa por delante de nosotros, y luego se aleja el sonido de su motor nos vaya pareciendo primero cada vez más agudo y luego más grave, y la luz también lo sufre y se puede medir.

El problema es que a la hora de detectar un planeta extrasolar, con la excepción de unos pocos que hemos podido ver mediante telescopios, la detección necesita de un montón de mediciones y un análisis riguroso de los datos.

Por eso Gliese 581d existe o no según a quien le preguntes.

En verano de 2014 un estudio afirmaba que en realidad los datos que algunos habían interpretado como la existencia de este planeta extrasolar eran efecto de las manchas solares de Gliese 581, la estrella alrededor de la que orbita, por lo que ni Gliese 581d ni Gliese 581g existían.

Pero un nuevo estudio de la Universidad de la Universidad Reina María de Londres afirma que los métodos usados entonces para analizar los datos son incorrectos y que, según puede leerse en ‘Habitable’ planet GJ 581d previously dismissed as noise probably does exist resulta que 581d sí existe; el estudio completo está disponible en Comment on “Stellar activity masquerading as planets in the habitable zone of the M dwarf Gliese 581”.

Va a haber que ir hasta allí a echar un vistazo para comprobarlo, aunque mientras tanto lo que podemos hacer es seguir mirando y analizando datos.

Y no olvidar que el universo nos enseña día a día lo provincianos que somos cuando nos creemos que nuestro sistema solar es en realidad representativo de nada. No hace falta más que echar un vistazo a la lista de algunos de los planetas extrasolares más peculiares que hemos encontrado hasta ahora para refrescar esa idea.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear