Por @Wicho — 10 de Julio de 2012

La Orión EFT-1 siendo descargada en el KSC - NASA
La Orión EFT-1 siendo descargada en el KSC - NASA

Desde hace unos días la primera cápsula Orión de la NASA que volará al espacio está en el Centro Espacial Kennedy, aunque aún queda mucho trabajo por hacer en ella: NASA'S Orión Arrives At Kennedy, Work Underway For First Launch.

De hecho, un equipo de 400 personas tiene que ponerse manos a la obra para instalarle su escudo de protección térmica, la aviónica, y otros sistemas de a bordo para que la futura nave espacial tripulada de la NASA esté lista para su vuelo de prueba previsto para 2014.

Además, otros equipos trabajan para modificar y actualizar las instalaciones de tierra, incluyendo el Edificio de Ensamblado de Vehículos, el Centro de Control de Lanzamiento, las plataformas de lanzamiento, y las plataformas móviles de lanzamiento y los crawlers que las transportan.

Durante este primer lanzamiento la Orión alcanzará una altitud de 3.600 millas, lo que permitirá que a la reentrada alcance la misma velocidad que llevaría de volver de una misión en el espacio profundo y que así se compruebe el funcionamiento de su escudo térmico.

Pero lo más curioso es que en realidad sólo se lanzará media Orión, por decirlo así, ya que el módulo de servicio, que lleva el sistema de propulsión y los paneles solares de la nave todavía no está listo; por no estar no está ni diseñado.

Impresión artística de una Orión - NASA
Impresión artística de una Orión. La parte que falta por diseñar es la que se ve en primer plano en esta ilustración - NASA

Ahora que esto abre una oportunidad para que la NASA colabore con otras agencias espaciales en el diseño de esta parte de la Orión, lo que podría hacer que tal y como comenta Daniel Marín esta fuera la nave de la NASA fabricada en EEUU, Europa...¿y Rusia?

Si así fuera, el módulo de servicio en cuestión sería un diseño de la Agencia Espacial Europea creado a partir de su experiencia con los ATV, sus cargueros espaciales.

En cualquier caso, este dista mucho de ser el único problema, y probablemente tampoco sea el más serio, de la futura nave espacial tripulada de los Estados Unidos, pues hará falta un cohete que la lance al espacio más allá de la órbita baja terrestre.

Esto será tarea del Space Launch System, que debería estar listo para sus primeros vuelos de prueba en 2017, en concreto con uno que lance una Orión en un viaje alrededor de la Luna, y completamente operativo en la próxima década, aunque ya veremos.

Impresión artística de un lanzamiento del SLS - NASA
Impresión artística de un lanzamiento del SLS - NASA

Personalmente, lo que decía Lori Garver, la directora adjunta de la NASA, a la llegada de la Orión al KSC de que «es un importante paso a la hora de cumplir los objetivos del presidente de enviar humanos a un asteroide en 2025 y a Marte en los 2030» me sigue sonando bastante a ciencia ficción.

Y más teniendo en cuenta que hasta entonces aún quedan al menos cuatro votaciones presidenciales en los Estados Unidos, con el consiguiente peligro de que el ganador de cada una de ellas cambie los objetivos de la agencia.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear