Por @Wicho — 28 de Noviembre de 2009

Cables del LEP y del LHC - Foto (CC) por Rama
Cables de 12.500 amperios del LEP (detrás) y del LHC (delante) - Foto (CC) por Rama

Esta foto es parte de los objetos exhibidos en Micrososm, un centro de ciencia que tiene como objetivo divulgar el trabajo que se realiza en el CERN.

Se trata de sendos cables del LEP (Large Electron-Positron collider), el colisionador de electrones y positrones al que ha sustituido el LHC (Gran Colisionador de Hadrones), diseñados ambos para transportar la increíble corriente de 12.500 amperios.

Falta un objeto que le de escala a la imagen para saber qué tamaño tienen, pero aún así es evidente la gran diferencia que hay entre utilizar cables normales como en el LEP y cables superconductores como en el LHC.

En los comentarios de Reddit, que fue donde Roberto se encontró esta imagen, se habla también de por qué aunque los superconductores tienen resistencia cero no pueden ser todo lo delgados que se quiera.

Esto tiene que ver con que (simplificando mucho y que me perdonen los físicos que lean esto) dado que la corriente se transmite mediante electrones que se mueven por el cable, en un momento dado simplemente no hay electrones suficientes como para transmitir más corriente.

Simplificando de nuevo, si se sobrepasa esta corriente límite la falta de electrones provoca una especie de turbulencia que hace que una pequeña zona del superconductor deje de funcionar como tal, produciendo un poco de calor, lo que a su vez produce una reacción en casacada, normalmente acompañada de un fuerte ruido al convertirse el campo magnético en calor y una rápida evaporación del líquido que mantiene frío al superconductor, lo que puede producir una explosión.

Esto fue precisamente, junto con la falta de un mecanismo de seguridad que lo detectara y cortara la corriente a tiempo, lo que ocurrió en el LHC en septiembre del año pasado y que provocó la avería que lo tuvo parado hasta hace unos días mientras se reparaban los daños y se instalaban mecanismos de seguridad para evitar que esto volviera a pasar.

Detalle de algunos de los daños cusados en 2008 - Maximilien Brice, © CERN
Detalle de algunos de los daños cusados en 2008 - Maximilien Brice, © CERN. Más imágenes del LHC en Large Hadron Collider ready to restart.

Actualización: Santiago nos comenta que hace poco tuvo la oportunidad de ver en vivo y en directo estos cables y que a pesar de lo que dice la descripción de la Wikipedia los negros nunca estuvieron en servicio en el LEP sino que se usan como ejemplo de la increíble capacidad de los superconductores. También nos aporta el dato de que cada uno de los cables negros tiene unos cinco centímetros de diámetro.

{ Esta anotación está licenciada bajo Creative Commons (CC) }

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear