Por @Wicho — 13 de Junio de 2012

Impresión artística del NuSTAR en órbita - NASA/JPL-Caltech
Impresión artística del NuSTAR en órbita - NASA/JPL-Caltech

Esta tarde un cohete Pegasus XL de Orbital Sciences Corporation ha puesto en órbita el más nuevo telescopio espacial de la NASA, el NuSTAR.

El NuSTAR, de Nuclear Spectroscopic Telescope Array, Matriz de Telescopios Espectroscópicos Nucleares, está diseñado para enfocar fuentes de energía en la gama de los rayos X entre los 5 y los 80 keV.

Para ello sus ópticas, unos telescopios Wolter, tienen que estar separadas de los sensores por unos 10 metros de distancia, por lo que el telescopio es extensible para caber en el vehículo lanzador. Plegado mide sólo dos metros; personalmente, me recuerda a un mecano.

Mástil desplegado - NASA/JPL-Caltech
Mástil del NuSTAR desplegado durante unas pruebas - NASA/JPL-Caltech

Su objetivo es buscar y estudiar agujeros negros 1.000 millones de veces más grandes que el Sol, averiguar cómo se aceleran las partículas casi a la velocidad de la luz en las galaxias activas, aquellas cuya radiación procede en un porcentaje significativo de fuentes diferentes a las estrellas, polvo y gas interestelar, y aveeriguar también cómo se forman los elementos en las explosiones de las estrellas masivas estudiando restos de supernovas. También le echará un ojo de vez en cuando a nuestro Sol.

El mapa que se logre realizar con todas sus observaciones a lo largo de los dos años que está previsto que dure la misión será el más detallado en estas longitudes de onda que se haya hecho jamás.

Una peculiaridad del lanzamiento es que en lugar de producirse desde tierra el Pegasus XL es lanzado desde un avion nodriza, en este caso un Lockheed L-1011 Tristar convenientemente modificado bautizado como Stargazer.

Stargazer lanzando los satélites ST5 - NASA
Stargazer lanzando los satélites ST5 - NASA

Para el lanzamiento de hoy el Stargazer llevó el cohete hasta una altura de 39.000 pies y allí lo soltó. Tras hacerlo el avión giró unos 10 grados a la izquierda para apartarse de su camino, y cinco segundos después de la suelta los motores del cohete se encendieron, llevando su carga hasta su orbita prevista de unos 600 kilómetros de altura y seis grados de inclinación.

Los paneles solares del NuSTAR están ya desplegados, y se comunica con el control de la misión sin problemas. En aproximadamente una semana, una vez completadas las pruebas iniciales, se desplegará el mástil; en cosa de un mes comenzará la fase científica de la misión.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear