Por @Wicho — 3 de Octubre de 2015

Desde las 22:52 UTC del 1 de octubre de 2015 la cápsula de carga Progress M-29M está acoplada a la esclusa trasera del módulo Zvezda de Estación Espacial Internacional, con un nuevo envío de suministros en su compartimento presurizado y en sus depósitos de agua, combustible y oxígeno.

Siguiendo la llegada de la M-29M
Los tripulantes rusos monitorizando la llegada de la M-29M, que realizó la maniobra de atraque automática sin problemas - Vía @Volkov_ISS

En concreto lleva a bordo 2369 kilos de carga, que incluyen 1549 kilos de lo que las agencias espaciales denominan «carga seca», 350 kilos de combustible, 420 kilos de agua y 50 kilos de oxígeno y aire a presión.

Le quedan también 880 kilos de combustible en sus depósitos internos, que durante los dos meses en los que permanecerá atracada a la Estación serán usados para subir la órbita de ésta, algo que hay que hacer periódicamente, ya que el rozamiento con los restos de atmósfera que hay a la altitud a la que orbita le hacen perder entre uno y dos kilómetros de altitud cada mes.

Los 1549 kilos de carga del compartimento presurizado incluyen material de repuesto para la Estación, material científico, ropa, comida, y agua.

Retracción de las torres de servicio
Lanzamiento
El lanzamiento se produjo el 1 de octubre de 2015 a las 16:49 UTC desde la rampa número 5 del cosmódromo de Baikonur

La M-29M será la última cápsula de su serie, ya que la próxima Progress en ser lanzada será de la variante Progress-MS, una nueva versión con los sistemas de a bordo completamente digitalizados, lo que incluye el nuevo sistema de guiado digital Kurs NA, y que incluye la capacidad de lanzar nanosatélites desde un compartimento externo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear