Por @Wicho — 24 de Agosto de 2016

Impresión artística de la superficie de Próxima b
Impresión artística de la superficie de Próxima b

Uno de los objetivos de la búsqueda de planetas extrasolares es encontrar uno similar a la Tierra, y según se puede leer en Se descubre un planeta en la zona habitable que rodea a la estrella más cercana parece ser que tenemos uno justo a la vuelta de la esquina.

Bueno, justo a la vuelta de la esquina en términos cósmicos, ya que está en órbita alrededor de Próxima Centauri, la estrella más cercana a la Tierra –aparte del Sol, claro–.

Bautizado como Próxima b tiene una masa tan sólo 1,3 veces mayor que la de la Tierra y orbita su estrella a tan sólo 7 millones de kilómetros, el 5% de la distancia entre el Sol y la Tierra. Pero Próxima Centauri es una enana roja no mucho más grande que Júpiter y mucho más débil que el Sol, con lo que las estimaciones del equipo descubridor del planeta, dirigido por Guillem Anglada-Escudé, indican que la temperatura en su superficie podría ser adecuada para que existiera agua en estado líquido.

Próxima b desde el espacio
Impresión artística –con todos sus peros– de Próxima b desde el espacio

Claro que a tan poca distancia de su estrella es más que probable que su superficie esté achicharrada por las llamaradas de rayos X y de radiación ultravioleta procedentes de la estrella, con lo que la similitud con la Tierra es bastante cogida por los pelos por mucho que Próxima b esté en la zona de habitabilidad. Así que es más bien poco probable que allí haya vida de ningún tipo.

Aún así su índice de similitud con la Tierra es de 0,87, lo que lo coloca por delante de Kepler-442b y Gliese 667C c, que hasta ahora tenían el récord con 0,84.

Habitable o no, no deja de ser un descubrimiento interesante: un planeta similar al nuestro en nuestra vecina más cercana; una demostración más de que el universo parece estar lleno de planetas.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear