Por Nacho Palou — 5 de Junio de 2018

Como ya hicieron hace unos años con un CD, en esta ocasión le toca el turno a un disco de vinilo de la vieja escuela: The Slow Mo Guys han grabado a alta velocidad cómo el disco se destruye en “aproximadamente 50.000 trozos de plástico”.

Los trozos de disco salen disparados en todas direcciones y a toda velocidad, causando daños a cualquier cosa que encuentran en su camino — que principalmente son paneles de madera y bloques de hormigón para contener los fragmentos voladores.

No parece que hacer esto algo muy seguro ni recomendable, así que seguramente sea buena idea mantener la velocidad de giro de los vinilos en sus habituales 33 revoluciones por minuto.

Relacionado,