Por @Wicho — 12 de Abril de 2006

Tal día como hoy, hace 25 años, John Young y Robert Crippen despegaban a bordo del transbordador espacial Columbia en la misión STS-1, la primera de este tipo de naves, misión en la que se dedicaron principalmente a comprobar el funcionamiento de todos los sistemas de a bordo durante las 54 horas y media que estuvieron en órbita terrestre.

STS-1

Los transbordadores suponían entonces -al menos de cara a la opinión pública, pues dentro de la NASA ya había dudas acerca de su viabilidad- la promesa de un acceso fácil, barato y rutinario al espacio, pero todos sabemos ahora que en la práctica esto no ha resultado ni por asomo así, ya que apenas han alcanzado una media anual de cinco misiones frente a las 50 prometidas, aún descontando los parones sufridos tras los desastres del Challenger en 1986 y del propio Columbia en 2003, que costaron la vida a 14 astronautas, incluyendo a Christa McAuliffe, quien hubiera sido la primera profesora en el espacio, y cuya muerte fue uno de los momentos más duros del programa espacial.

Los costes de los lanzamientos también fueron siempre mucho mayores de lo esperado, ya que los transbordadores demostraron desde el principio necesitar mucho más mantenimiento entre vuelos de lo previsto.

En la actualidad una buena parte del presupuesto de la NASA está destinado a mantener en vuelo los tres transbordadores que quedan en servicio, con el objetivo de poder terminar los compromisos de la NASA con la costrucción de la Estación Espacial Internacional y, esperemos, una misión más de mantenimiento al telescopio espacial Hubble.

Aún a pesar de todos sus problemas, la capacidad de carga de los transbordadores sigue sin tener igual, y su factor de «romanticismo» probablemente tardará años en ser igualado, y es que eso de ir al espacio en una especie de avión era indudablemente muy atractivo.

Por cierto, la foto que acompaña esta anotación es del lanzamiento de la misión STS-1, pero aunque no te lo dijera, hay un elemento que te permitiría asegurar que es del lanzamiento de la misión STS-1 o como mucho de la STS-2. ¿Sabes cuál?

Actualización 18-4-2006: Como bien han observado Adrián, Alfredo, y BARONQWE, sólo las misiones STS-1 y STS-2 usaron un depósito principal de combustible blanco, pues en el resto de las misiones la NASA decidió no pintarlos, con los consiguientes ahorros de dinero y, sobre todo, de peso.

Más actualización: El 12 de abril también marca el aniversario del histórico vuelo de Yuri Gagarin, el primer ser humano en salir al espacio, lo que se celebra cada año en todo el mundo con la Yuri's Night.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear