Por @Wicho — 19 de Mayo de 2014

Hace unos años Andrew Wakefield se inventó, por sus propios intereses económicos un «estudio» que relacionaba la aplicación de la vacuna triple vírica (sarampión, paperas y rubeola) con la aparición de autismo en los niños vacunados con esta.

Él mismo, de hecho, no se atrevió a afirmar que existiera esta relación, sino que se limitó a decir que su estudio la sugería, aunque los matices siempre se pierden cuando alguien defiende alguna posición extremista.

Pero aunque el «estudio» de Wakefield, realizado sobre tan solo 12 niños, lo que ya de por si hace que sea para coger los resultados con pinzas, lleva años desacreditado, eso no es obstáculo alguno para que el movimiento anti-vacunas lo haya utilizado y lo utilice como arma arrojadiza en su cruzada contra las vacunas, cruzada que está teniendo consecuencias muy preocupantes.

Brotes de enfermedades evitables desde 2008
Brotes de enfermedades evitables mediante vacunas desde 2008

Así que es de suponer que les de igual que los resultados de un metaanálisis realizado por investigadores de la Universidad de Sidney sobre todos los trabajos científicos que estudiaron la relación entre vacunas y autismo no hayan encontrado relación alguna.

Pero es que la conclusión, que incluye estudios con datos de cerca de 1,3 millones de niños, no ofrece lugar a dudas: «Este metaanálisis no proporciona ninguna evidencia de una relación entre las vacunas y el autismo o los trastornos del espectro del autista y, por tanto, defiende que se continúe con los programas de inmunización de acuerdo con las directrices nacionales».

Más en detalle:

  • No hay relación entre vacunación y autismo.
  • No hay relación entre vacunación y trastorno del espectro autista.
  • No hay relación entre autismo o trastorno del espectro autista y la vacuna triple vírica.
  • No hay relación entre autismo o trastorno del espectro autista y el timerosal [un conservante derivado del mercurio que se usa en vacunas].
  • No hay relación entre autismo o trastorno del espectro autista y el mercurio [agente al que los antivacunas acusan de provocar autismo].
  • Los resultados de este metaanálisis sugieren que las vacunas no están asociadas con el desarrollo de autismo o trastorno del espectro autista.

En España, mientras tanto, estamos dejando de vacunar contra la varicela a los niños por una hipótesis ya descreditada que en el fondo no parece más que otra cosa que un intento más de ahorrar dinero donde no se debería, lo que tendrá consecuencias a corto plazo como un repunte de la enfermedad.

Por no hablar de la niña que falleció hace unas semanas a causa de una varicela.

¿Qué clase de cuentas pueden justificar tal cosa?

(Los datos del metaanális de la Universidad de Sidney vía Materia).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear