Por @Wicho — 23 de Septiembre de 2015

Equinoccio de septiembre de 2015
La Tierra vista por el instrumento SEVIRI del Meteosat-10 a las 6:00 UTC del 23 de septiembre de 2015 - Eumetsat

A las 8:22 UTC del 23 de septiembre de 2015 se producía el equinoccio de otoño en el hemisferio norte, y por tanto el equinoccio de primavera en el hemisferio sur.

En ese momento el Sol estaba en el plano del ecuador terrestre, iluminando por igual las dos mitades de la Tierra.

Hay dos equinoccios al año, uno el 20 o el 21 de marzo, y otro el 22 o 23 de septiembre, y además de marcar el cambio de estación, son los dos días del año en los que la noche y el día tienen la misma duración.

En el equinoccio de marzo el hemisferio norte pasa del invierno a la primavera, mientras que en el hemisferio sur se pasa del verano al otoño; en el de septiembre el hemisferio norte deja el verano para adentrarse en el otoño, mientras que en el sur pasan del invierno a la primavera.

Pero este cambio de estaciones, fijado por convenio en el momento de los equinoccios y de los solsticios, no tiene nada que ver con la distancia de la Tierra al Sol, ya que esta apenas varía en 5 millones de kilómetros entre la distancia máxima que alcanza del Sol y la mínima.

En realidad tiene que ver con los 23,4 grados de inclinación del eje de la Tierra lo que las causa, pues hace que según en qué época del año los rayos del Sol caigan mucho más de lado sobre un hemisferio u otro, lo que afecta a la temperatura mucho más a la temperatura que la distancia al Sol.

Inclinación de la Tierra según las estaciones
- Inclinación de la Tierra según las estaciones - Asociación Astronómica de Gran Canaria

De hecho cuando en el hemisferio norte es verano es cuando más lejos estamos del Sol.

Se puede comprobar el cambio en cómo llega la luz del Sol a la Tierra en esta imagen, en la que de arriba a abajo se ven imágenes tomadas en septiembre de 2013, diciembre de 2013, marzo de 2014 y junio de 2014:

Solsticios y equinoccios
Summer Solstice in SEVIRI imagery: En las imágenes de junio y diciembre a las 00 UTC se ve el sol de medianoche

Otro factor que influye mucho en la temperatura es la temperatura de los océanos, que siempre va con retraso respecto a la de la atmósfera por la inmensa cantidad de agua que acumulan y por lo que tarda en calentarse o enfriarse.

Para los que vivimos en el hemisferio norte esta es la época del año en que la longitud del día se acorta más rápidamente; perdemos unos tres minutos cada día a las latitudes de la península, lo que hace que a finales de octubre tengamos que comernos el denostado cambio de hora para deshacer el de marzo ese que nos vienen colando desde hace años por aquello de que si se ahorra electricidad y bla bla bla.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear