Por @Wicho — 6 de Marzo de 2018

Como siempre me ha pasado no sé lo que es que las palabras no te sepan

La sinestesia es una condición neurológica que hace que las personas que la tienen –explicado grosso modo– tengan los cinco sentidos tradicionales (tenemos más sentidos, pero esa es otra historia) conectados entre sí.

Sólo por citar algunos ejemplos alguien con sinestesia puede oír la música en colores o notar sabores cuando la escucha, por ejemplo. Otra manifestación común de la sinestesia es ver los números y o las palabras en colores o incluso como paisajes. Y también existen personas que tienen sinestesia de calendario, que les lleva a ver los calendarios de una forma cuando menos peculiar.

En el caso de Lola, la protagonista de este vídeo, su sinestesia es léxico-gustativa y tiene el efecto de que las palabras oídas o leídas le provocan sabores. No es que le recuerden a sabores, como ella mismo explica, sino que le provocan realmente esos sabores. Sabores que le gustan, afortunadamente, por lo que hay palabras que las repite sólo pare recrearse con su sabor.

La poesía me sabe muchísimo. Es un motivo más para que yo aprecie la literatura.

Eso sí, como le sucede a otras personas con sinestesia al principio creyó, como es lógico, que a todo el mundo le pasaba igual… hasta que un día lo comentó con sus padres que no la tomaron muy en serio; ahora dice que no habla mucho del asunto porque la gente alucina con lo que le cuenta.

Una curiosidad más de lo que le sucede a Lola es que no todos los idiomas le sugieren iguales sabores ni en la misma intensidad, y en el caso de lo idiomas que no entiende no se produce sabor alguno, lo que puede indicar un poco dónde está el «cruce de cables» de su cerebro.

Lola tiene dos hijas, Amanda y Blanca, que también son sinestésicas. Para Amanda son las voces –el tono de las voces– lo que provoca sabores, no las palabras; para Blanca es el carácter de las personas lo que hace que ella las vea en distintos colores, igual que ve de distintos colores los días de la semana.

Llegué al vídeo después de hacer retuit a un muy recomendable hilo de Fran Ferriz, que también tiene sinestesia, en el que explica cómo la vive él (sí, odio los hilos pero por su formato no por su contenido) porque mi amigo Pedro, que es hermano del autor, Luis Tarrafeta, me pasó el enlace):

La sinestesia me parece un fenómeno fascinante y me dan mucha envidia quienes la tienen.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear