Por @Wicho — 18 de Abril de 2014

Impresión artística de Kepler-186f
Impresión artística de Kepler-186f

Aunque lleva fuera de servicio desde mayo de 2013 el telescopio espacial Kepler recogió tal cantidad de datos durante su misión que el análisis de estos aún proporciona nuevas sorpresas.

En este caso, tal y como se puede leer en NASA's Kepler Discovers First Earth-Size Planet In The 'Habitable Zone' of Another Star el nuevo hallazgo es Kepler-186f, un planeta de un tamaño similar a la Tierra y situado en la zona habitable de su estrella.

Esta estrella, Kepler-186, está situada a unos 500 años luz de la Tierra en la constelación del Cisne, y es una enana roja de la mitad del tamaño y masa de nuestro Sol.

Cuenta con al menos cinco planetas que orbitan a su alrededor, de los que Kepler-186f está situado cerca del borde exterior de su zona habitable.

Exoplanetas en zona habitable
Exoplanetas detectados en zona habitable. Kepler-186f está en rojo a la izquierda. Clic para ver en grande - Chester Harman

Pero dado que sólo conocemos el tamaño de Kepler-186f, aproximadamente un 10 por ciento más que el de la Tierra, y no tenemos aún ni idea de su masa ni de su composición, lo que no nos permite especular demasiado sobre como puede ser su atmósfera, aunque lo que sabemos de otros exoplanetas de este tamaño sugiere que probablemente sea rocoso.

Aún así, dada la distancia a la que está de Kepler-186 y que al ser esta una enana roja Kepler-186f recibe sólo un tercio de la energía que la Tierra, con lo que con toda probabilidad será demasiado frío para albergar vida, al menos tal y como la conocemos.

Así que aún seguimos buscando un exoplaneta como la Tierra; este no deja de ser parecido, quizás un pariente cercano.

Pero no está nada mal teniendo en cuenta que hace apenas veinte años la existencia de los planetas extrasolares no era más que una teoría, no está nada mal lo que hemos avanzado en este tiempo, con más de 1000 confirmados y otros cuantos miles de candidatos pendientes de confirmación.

Somos incluso capaces de averiguar el color de sus atmósferas o incluso la distribución de las nubes en la atmósfera de uno de ellos; vamos, de hecho, a la caza de lunas extrasolares.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear