Por Nacho Palou — 11 de Junio de 2018

Moon footprint

En los años de 1970 los científicos detectaron un inesperado aumentado temporal de la temperatura en el subsuelo de la Luna a través de unos sensores dejados en el satélite durante las misiones Apolo 15 (1971) y Apolo 17 (1972).

Los sensores estuvieron enviando datos hasta 1977, desconcertando a los científicos debido a lo que parecía ser un calentamiento gradual de la superficie lunar en algunas áreas en un período de aproximadamente seis años.

Aunque el estudio se canceló en su día por falta de fondos, recientemente la recuperación de aquellos datos ha permitido retomarla y determinar que las zonas que registraron ese aumento de la temperatura correspondían a las zonas recorridas por los astronautas.

"De hecho puedes seguir el recorrido que hicieron los astronautas", explican los investigadores. "En otras palabras, los astronautas que caminaban sobre la luna cambiaron la estructura del regolito de tal manera que se oscureció un poco."

El suelo más oscuro de las pisadas absorbió más energía del sol y acabó elevando las temperaturas del suelo de la luna. "El hallazgo es un recordatorio de cómo la actividad humana puede alterar un sistema que ha estado aislado durante miles de millones de años", dice Walter Kiefer, científico del Lunar and Planetary Institute en CBC News. "Y puede proporcionar información valiosa para futuras misiones a la Luna y a Marte."

Fotografía: NASA.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear