Por @Wicho — 21 de Febrero de 2011

A las 21:00 de esta noche ha arrancado la cuenta atrás para el lanzamiento del Discovery en la misión STS-133 de la NASA el próximo jueves 24 de febrero de 2011 a las 21:50 hora de España (UTC +1).

Nicole Stott saludando a su llegada al KSC - NASA/Kim Shiflett
STS-133 Crew Arrives for Launch: La especialista de la misión Nicole Stott saludando a su llegada al KSC - NASA/Kim Shiflett. Se le podrá seguir en Twitter como @astro_Nicole

La cuenta atrás del lanzamiento de un transbordador espacial dura 43 horas, aunque empieza casi 72 horas antes de este porque incluye varias paradas para dar tiempo a los técnicos a llevar a cabo ciertas tareas, para que actúen como margen de maniobra en caso de que haya algún problema, y para que ajustando la duración de estas se pueda realizar el lanzamiento en el momento deseado.

Estas paradas, tal y como se puede leer en Counddown 101, suceden en T-27 horas, T-19 horas, T-11 horas, T-6 horas, T-3 horas, T-20 minutos, y T-9 minutos.

Para el Discovery y su tripulación, a excepción de Tim Kopra, que debido a una lesión que se hizo al caerse de una bicicleta a mediados de enero ha quedado fuera de la misión, el arranque de esta nueva cuenta atrás, suponiendo que el despegue se produzca finalmente el jueves, para lo que las previsones meteorológicas son favorables en un 80%, supone el fin de un retraso acumulado de 170 días en el lanzamiento.

Esta cifra en casi un récord para la flota de transbordadores espaciales, aunque aún lo tiene el Columbia, que en 1990 acumuló hasta 183 días de retraso en el lanzamiento de la misión STS-35, inicialmente previsto para el 16 de mayo pero que fue postergado en varias ocasiones hasta realizarse el 2 de diciembre.

En el caso del Discovery esta espera fue debida sobre todo a que se detectaron unas grietas en el depósito de combustible que hubo que reparar, lo que obligó a devolver la nave al Edificio de Ensamblado de Vehículos.

Un técnico realizando inspecciones - NASA/Frank Michaux
Un técnico realizando inspecciones en el tanque mediante una máquina de reflexión de ondas que permite ver el estado de este por debajo de la espuma aislante - NASA/Frank Michaux [jpeg a 3.000×2.000 1,4 MB]

Es la última misión de esta veterana nave, la más antigua que le queda en servicio a la NASA, y con algunas misiones muy importantes a sus espaldas.

A la vuelta de sus últimos 11 días en el espacio el Discovery acabará con toda probabilidad siendo expuesto en el Museo Nacional del Aire y el Espacio en Washington.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear