Por @Wicho — 7 de Octubre de 2010

Desde hace un par de semanas se está hablando mucho de Gliese 581g, un planeta extrasolar del que los científicos creen que podría tener la condiciones necesarias para que en su superficie exista agua en estado líquido.

La noticia es relevante porque, por todo lo que sabemos, el agua en estado líquido es un ingrediente básico de la vida, y haber encontrado un planeta con estas características cuando apenas hemos empezado la búsqueda de exoplanetas puede querer decir que no es tan raro que existan planetas de este tipo.

Gliese 581g por Lynette Cook
Gliese 581g por Lynette Cook vía NASA

Hasta aquí todo bien, mientras que no olvidemos que el que haya agua en estado líquido -y no estamos seguros de que la haya- no implica necesariamente la existencia de vida.

Pero en estas semanas ya nos han llegado varios mensajes hablando de una supuesta señal láser que habría sido recibida de la misma región del espacio en la que está Gliese 581 en diciembre de 2008, como por ejemplo se cuenta en Planeta emite señales de vida, asegura astrónomo.

Al principio no le di mayor importancia, porque de haber habido alguna señal confirmada de ese tipo, se habría sabido por activa y pasiva, dejando de lado conspiranoias gubernamentales y cosas de ese estilo, claro.

Pero ante la insistencia, decidí mirar un poco más el tema, y me fui a Google a buscar el nombre de Ragbir Bhathal, el científico líder del equipo que supuestamente habría detectado esta señal.

0,25 segundos más tarde tenía delante de mi la primera página de resultados de Google, y resulta que el primero de los aproximadamente 17.200 dice exactamente: Ragbir Bhathal no encontró un pulso láser en Gliese 581 g – los medios de comunicacion meten la pata otra ves.

Se trata de una anotación de Edgar Luis Gómez en Opinando sobre el mundo en la que cuenta como hizo lo que es de rigor ante una noticia como esta, que es buscar las fuentes.

El resumen es que un montón de medios citan a otros que citan a otros que citan a otros que al final hacen todos referencia a un par de artículos de The Australian y del Mail Online titulados respectivamente Watch this space y Gliese 581g mystery: Scientist spotted 'mysterious pulse of light' from direction of new'Earth planet last year.

Claro que ninguno de esos dos artículos «primigenios» citan sus fuentes ni dan evidencia alguna que apoye sus afirmaciones.

Pero edgar, no contento con esto, se tomó la molestia de localizar el perfil del Doctor Bhatal en la web de la universidad en la que trabaja y, ¡oh cielos! de escribirle un correo electrónico que este le contestó en estos términos el pasado día 5:

Sí, descubrimos algo que parecía una señal láser, pero no de Gliese. Fue a partir de la región de Tucanae.

A pesar de buscarlo durante bastante tiempo no lo hemos vuelto a ver.

Lo hemos marcado con un gran interrogante.

La búsqueda de señales de láser desde el espacio exterior continúa.

Saludos.

Así que con un poquito de trabajo edgar se ha asegurado de llegar a la supuesta fuente original y de poder corroborar -o más bien no, como era de suponer- lo de esta supuesta señal, y no contento con haberse puesto en contacto con el Doctor Bathal, cita algunas fuentes más, entre ellas un dato encontrado en space.com que dice que Gliese 581 no se puede ver desde Australia en diciembre, que es cuando se supone que se captó la presunta señal láser.

Así que, resumiendo de nuevo

  1. Sí, en Gliese 581g podría existir agua líquida. Nótese el énfasis en podría.
  2. Sí, por todo lo que sabemos el agua líquida es un requisito para la existencia de vida. Pero también hay mucho que no sabemos.
  3. No, no se ha recibido ningún tipo de señal láser del espacio, que sepamos, y menos procedente de Gliese 581g.

Recomiendo encarecidamente la lectura de la anotación de Edgar, que demuestra cómo debería ser el proceder de cualquiera al encontrarse con una anotación de este tipo, y más si trabaja en un medio de comunicación.

Actualización: Hay más acerca de todo esto por parte de Luis Alfonso Gámez en Del descubrimiento de Gliese 581g al primer contacto con extraterrestres y el fin del mundo de 2012 y por parte de Daniel Marín en El día que descubrimos Gliese 581 g.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear