Por @Wicho — 1 de Marzo de 2016

A Drage Josevski le diagnosticaron un tumor en sus dos primeras vértebras, justo las que unen el cráneo con la columna vertebral y nos permiten mover la cabeza.

De no habérselo extirpado el cordoma se habría ido extendiendo hasta afectar a la médula espinal, lo que le habría ido privando de la capacidad de usar brazos y piernas, por no hablar de la capacidad de respirar, lo que habría terminado por suponer su muerte.

Así que los médicos del hospital Príncipe de Gales en Sydney le plantearon una arriesgada y novedosa operación: extirpar el tumor y sustituir sus vértebras dañadas por una prótesis impresa en 3D, opción que él y su familia aceptaron.

Radiografía del paciente con sus vértebras impresas en 3D
Radiografía del paciente con sus vértebras impresas en 3D

Así, en una operación de 15 horas de duración le extirparon el tumor y le implantaron una prótesis fabricada a medida por Anatomics, la misma empresa que fabricó las primeras costillas y esternón impresos en 3D implantados en el mundo.

La operación fue todo un éxito, dejando al paciente limpio de su tumor y con una sorprendente movilidad en su cabeza, como se puede apreciar al final del vídeo, aunque le está costando hablar y comer, lo cual es de esperar, ya que la operación se realizó a través de su boca, aunque si hija dice que mejora día a día.

Otro impresionante éxito de la impresión 3D aplicada a la medicina.

(Xataka, vía Antxon Benito).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear