Por @Wicho — 14 de Julio de 2016

Plutón en 1930
Plutón en 1930 en las placas fotográficas en las que lo descubrió Clyde w. Tombaugh: es el pequeño punto al que apunta la flecha

Plutón en 2015
Plutón en 2015 visto por la sonda New Horizons a 800 000 kilómetros de distancia

Tras un viaje de nueve años a las 11:49:57 UTC del 14 de julio de 2015 la sonda New Horizons de la NASA pasaba por el punto más próximo a Plutón de su trayectoria que la llevará más allá del sistema solar.

Durante toda su aproximación y hasta unos días después de su aproximación máxima a Plutón la sonda estuvo recogiendo todo tipo de datos con los siete instrumentos que lleva a bordo, datos que aún ahora seguimos recibiendo, ya que debido a la enorme distancia a la que está de nosotros la velocidad de transmisión de datos es ínfima; hasta noviembre de 2016 no terminará la descarga de estos.

Alan Stern, el principal investigador de la misión, siempre dijo que sabíamos tan poco de Plutón que en realidad la New Horizons no iba allí a responder preguntas sino a enseñarnos qué preguntas teníamos que hacernos acerca del ex–planeta…

Y Plutón cumplió con creces las expectativas, demostrando ser un mundo mucho más activo y variado de lo que pensábamos, con montañas de hielo de agua de varios kilómetros de altura, icebergs de hielo de agua flotando en un hielo formado fundamentalmente por nitrógeno, que a la temperatura que reina en Plutón, unos 200 grados bajo cero, tiene una consistencia similar a la de la pasta de dientes, una atmósfera que vista a contraluz es de un sorprendente color azul

Por no hablar de que también nos ha permitido saber la forma de las lunas de Plutón y la sorpresa de que Caronte, la mayor de sus lunas, casi con toda seguridad tiene un océano subterráneo helado.

Y el análisis de los datos sigue proporcionándonos sorpresas, como por ejemplo que Plutón podría tener un océano subterráneo de agua líquida.

No sé cuando volveremos a Plutón, pero desde luego la de New Horizons ha sido una de las misiones espaciales más sorprendentes de los últimos años.

Y queda ver qué descubre en su encuentro con 2014 MU69, un objeto del cinturón de Kuiper de entre 20 y 40 kilómetros de ancho descubierto por el Hubble, previsto para enero de 2019.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear