Por @Alvy — 22 de Mayo de 2016

Esta es «la historia de un número que no siempre fue un número». De hecho según se mire hay quien dice que no es exactamente un número, quizá un concepto. Se puede sumar, restar y multiplicar un número por cero, pero no se puede «dividir por cero» o el cálculo salta a los dominios del infinito. ¿Es el cero par o impar? (es par; cumple la definición de paridad). El vídeo de la Royal Institution explica muchas más cosas sobre este vacío número, especialmente sobre su historia.

Lo primero que hay que entender sobre el cero es que se puede usar como «marcador para indicar una ausencia» o bien como concepto de «nada» o «ninguno». En muchas culturas (como la griega) lo primero no existía – y causaba todo tipo de problemas, por ejemplo para escribir «4004» (lo que se solía hacer era poner un puntito para indicar la «ausencia» de números). Por otro lado, el asunto de «dividir por cero» era considerado una especie de operación diabólica, ilógica e imposible que había que evitar a toda costa.

Aunque hubo mucha resistencia para aceptar el cero, a finales del siglo XII matemáticos como Fibonacci hicieron que entrara con fuerza en la Edad Media, y con el tiempo de hecho el cero se acabó convirtiendo en una poderosa arma para todo tipo de aplicaciones prácticas. Sin ir más lejos, el código binario en el que funcionan digitalmente los chips del aparato con el que estés leyendo esto.

Relacionado, un libro:

Para no ser nada, le dedicaron un libro solo a él.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear