Por @Wicho — 23 de Diciembre de 2015

La Progress MS-01 a su llegada a la EEI

A las 10:27 UTC del 23 de diciembre de 2015 la nave de carga Progress MS-01 atracaba de forma automática en el módulo Pirs de la Estación Espacial Internacional tras dos días de pruebas en órbita que fueron utilizados para comprobar el correcto funcionamiento de sus sistemas.

Y es que la Progress MS–01, también conocida como Progress 62 según el esquema de numeración de la NASA, es la primera de la serie MS, que incorpora una serie de mejoras respecto a las Progress de la serie M que se venían utilizando hasta ahora.

El único problema es que el sistema TORU, que permite tomar el control manual de una Progress desde la Estación si falla la aproximación automática, no funcionaba por un problema de comunicaciones, así que no había la opción de un atraque manual en caso de problemas, sólo de abortar la aproximación.

Pero en cualquier caso, esto no fue necesario.

Configuración de la Estación Espacial Internacional tras la llegada de la Progress MS-01
Configuración de la Estación Espacial Internacional tras la llegada de la Progress MS-01

La Progress MS-01 lleva a bordo 2436 kilos de carga, que incluyen 718 kilos de combustible para trasvasar al módulo Zvezda de la Estación, 880 kilos de combustible que usará la Progress para elevar la órbita de la EEI cuando sea necesario, 24 kilos de oxígeno, 22 de aire, 420 de agua, y 1252 kilos de material y suministros en el compartimento presurizado que incluyen hardware para la Esatación, ropa, comida, bebida, y otros ítems para sus tripulantes, etc.

Puede parecer curioso que se envíen oxígeno y aire por separado a bordo de la Progress, pero a veces es necesario aumentar la presión relativa de oxígeno dentro de la atmósfera de la Estación, y por eso se envían los dos gases por separado.

Otra curiosidad es que el agua que lleva a bordo la Progress sirve para el segmento ruso de la EEI, pero no para el estadounidense, ya que tratan el agua con productos distintos para su potabilización, y si se mezclan se producirían depósitos que atascarían las tuberías y el sistema de reciclado de agua. Sí, los astronautas de la Estación se beben su propio pis reciclado.

Como es habitual con las naves de carga Progress la MS-01 permanecerá varios meses –unos ocho en este caso– atracada en la Estación durante los que su carga irá siendo trasvasada al interior de la EEI para ser sustituida por materiales y líquidos de desecho, que se desintegrarán en la atmósfera en una reentrada controlada al final de la misión.

Sin embargo, aunque la Progress se comportó a la perfección, Scott Kelly y Tim Kopra tuvieron que llevar a cabo un paseo espacial no programado el lunes 21 para desatascar el carrito que sirve para transportar el brazo robot de la Estación a lo largo de su viga central.

Scott Kelly con gafas durante la EVA
Scott Kelly con gafas durante la el paseo espacial: no los astronautas no necesitan tener la vista perfecta

Se había quedado atascado en una posición intermedia entre las varias que puede ocupar para quedar anclado y esto no era considerado seguro por el control de vuelo.

Así que en poco más de tres horas Kelly y Kopra se encargaron no solo de liberar el carrito –al final se había frenado porque en un paseo espacial anterior una de las palancas de freno había quedado mal configurada– sino que además estuvieron instalando cables en el exterior de la Estación para la futura instalación de un nuevo sistema de acoplamiento.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear