Por @Wicho — 20 de Julio de 2011

El Espectrómetro Magnético Alpha es un sofisticado detector de partículas fruto de la colaboración de 16 países, 56 instituciones, y 600 físicos repartidos por tres continentes distintos.

Está diseñado para detectar partículas como antihelio, neutralinos, o strangelets, lo que se espera que sirva para que los científicos pudieran profundizar en el conocimiento de la antimateria y la energía oscura.

La peculiaridad es que está instalado en el exterior de la Estación Espacial Internacional, por lo que se verá libre de la interferencia de la atmósfera.

En este vídeo se pueden ver resumidos en algo más de tres minutos los 16 años que pasaron desde que se empezó a trabajar en él hasta que finalmente quedó instalado y en funcionamiento en la ISS:

Casi nada, aunque hay que tener en cuenta que durante mucho tiempo el proyecto quedó en suspenso, ya que tras el desastre del Columbia en 2003 al AMS-02 simplemente se había quedado sin sitio en ninguno de los vuelos previstos de los transbordadores espaciales.

Afortunadamente, e igual que ocurrió con la última misión de mantenimiento al telescopio espacial Hubble, también cancelada tras lo del Columbia, una vez que a la NASA se le pasó el susto, se añadió una misión a la lista de vuelos, la STS-134, precisamente para llevar el AMS-02 a la ISS.

Como es casi de rigor en la actualidad, se pueden seguir las andanzas del AMS-02 en su cuenta de Twitter, que es donde me encontré el enlace a este vídeo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear