Por Nacho Palou — 12 de Agosto de 2009

Domo Vredefort
Domo Vredefort. Imagen: NASA.

Galería de imágenes en los que se pueden ver las lo que queda de las cicatrices dejadas por antiguos impactos de asteroides contra la superficie de la Tierra. El de arriba es el Vredefort Dome en Suráfrica, “probablemente el más viejo y el más claramente visible”. El cráter mide casi 250 km de diámetro.

Cráter Manicougan
Cráter Manicougan. Imagen: NASA.

El cráter Manicougan, al norte de Canadá es uno de los más grandes que se conocen.

El impactó ocurrió hace unos 210 millones de años, al final del periodo Triásico [entre 251 a 208 millones, Era Mesozoica] y pudo causar una extinción masiva que acabó con el 60 por ciento de todas las especies. Aunque el cráter está prácticamente erosionado, el Lago Manicougan perfila lo que queda de una formación de 70 km de diámetro. Se calcula que el asteroide tenía algo menos de 5 km de diámetro.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear