Por @Wicho — 16 de Enero de 2018

Impresión artística de K2-138

En 2017 el equipo del observatorio espacial Kepler decidió hacer públicos los datos que reciben tan pronto como están disponibles para que cualquiera pueda analizarlos y trabajar con ellos.

Y según se puede leer en Multi-planet System Found Through Crowdsourcing por primera vez un grupo de personas aficionadas a la astronomía han descubierto un sistema solar con al menos cinco planetas extrasolares.

K2-138

K2-138, a unos 620 años luz del Sol, es algo más pequeña y fría que éste. Los cinco planetas conocidos –están a la espera de poder confirmar la presencia de uno más– tienen tamaños que van desde el de la Tierra al de Neptuno. K2-138 b podría ser rocoso, pero c, d, e y probablemente f también contienen grandes cantidades de hielo y gas. En la ilustración superior su tamaño es 50 veces superior a lo que les correspondería si estuvieran a la misma escala que la estrella. Todos están mucho más próximos al Sol que la Tierra, ya que f, el más exterior, orbita K2-138 a la décima parte de la distancia media de la Tierra al Sol, con lo que sus órbitas son todas menores de 13 días. Y el más frío está a más de 400 ºC con lo que ni hablar de que puedan albergar vida tal y como la conocemos.

Los descubridores de estos planetas forman parte de Exoplanet explorers es un grupo de personas de todo el mundo que utilizando la plataforma Zooniverse «juega» a analizar datos de Kepler a la caza de planetas extrasolares. Para ello buscan bajadas en las curvas de luz que nos llegan de las estrellas observadas por Kepler causadas por los planetas que pasan entre ellas y nosotros.

Y aunque la noticia de que un grupo de personas «de la calle» ha sido capaz de localizar un sistema planetario como este es genial de cara a, quizás, interesar al público a la caza de planetas extrasolares, el llamarlos científicos ciudadanos me parece un tanto arriesgado. No tanto porque no sean científicos, pues en realidad no sabemos qué son, sino porque a algunas administraciones públicas este tipo de cosas les pueden dar ideas acerca de recortar fondos a los verdaderos científicos.

Pero en cualquier caso no quiero parecer el Grinch más de lo necesario e insisto en que la noticia me parece genial.

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear