Por @Alvy — 18 de Enero de 2017

Este vídeo reúne toda una colección de motores homopolares, algo que hemos calificado alguna vez como los motores eléctricos más simples del mundo. Se pueden construir en casa muy fácilmente; básicamente se necesitan imanes de neodimio, pilas AA y cable eléctrico además de hilo de cobre con el que hacer bobinas, papel de aluminio y algún que otro objeto casero como tornillos o cable eléctrico. Y en el bazar de la esquina te lo venden todo a precio de risa.

La cantidad de variantes es bastante asombrosa, más allá de los diseños básicos, a lo que habría que añadir lo divertidos que resultan muchos de estos pequeños ingenios. Ideal para demostraciones en clase y también para entender/explicar el «cómo funcionan».

Los más simples de estos ingenios utilizan también tornillos; algunos parecen auténticas máquinas de movimiento perpetuo (el problema es que las pilas se agotan, ¡ag!) y otros parecen levitar. Algunos pueden mover otros objetos metálicos, o moverse a sí mismos. Todo es cuestión de echarle imaginación y respetar las leyes del electromagnetismo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear