Por @Wicho — 27 de Septiembre de 2016

Impresión artística de los chorros de vapor de agua de Europa
Impresión artística de los chorros de vapor de agua de Europa – NASA, ESA, y G. Bacon (STScI)

Ya en 2012 el telescopio espacial Hubble parecía haber detectado unos chorros de vapor de agua saliendo del hemisferio sur de Europa, una de las lunas de Júpiter. Pero se trataba de una detección muy al límite de las capacidades de sus instrumentos y el que esas observaciones no se hubieran podido repetir empezaba a ponerlas en duda.

Sin embargo, tal y como se puede leer en NASA’s Hubble Spots Possible Water Plumes Erupting on Jupiter's Moon Europa otro equipo de científicos ha vuelto a detectar lo que pueden ser esos chorros de vapor de agua.

Lo han hecho, además, usando un método distinto, lo que da un poco más de solidez a la primera de las observaciones ya que ayuda a descartar que se trate de un problema con las observaciones en sí; en este caso han medido cómo afecta la atmósfera de Europa afecta a la luz que refleja Júpiter y en varias de sus observaciones, pero no en todas, lo que indica que de existir son un fenómeno intermitente, han detectado un bloqueo en las longitudes de onda del ultravioleta consistente con las observaciones de 2012.

Los supuestos chorros en el ultravioleta
Los supuestos chorros en el ultravioleta – NASA, ESA, W. Sparks (STScI), the USGS Astrogeology Science Center, and Z. Levay (STScI)

Pero de nuevo es una detección al límite de las capacidades de los instrumentos del Hubble, así que no podemos afirmar que esos chorros de vapor de agua existan. Además, las mediciones en cuanto a la altura que alcanzan y la velocidad a la que son expulsados no son muy consistentes con los modelos actuales que manejan los científicos acerca de la estructura interna de Europa.

Sin embargo, de existir, es de suponer que esos chorros procedan del océano que los científicos creen que existe bajo la superficie de esa luna, lo que permitiría averiguar su composición y buscar moléculas orgánicas sin necesidad de perforar la corteza de hielo que lo cubre. Las estimaciones dicen que en Europa hay casi dos veces y media más agua en estado líquido que en la Tierra.

Y encontrar agua en cualquier lugar más allá de la Tierra es intrigante porque es un ingrediente fundamental, aunque no suficiente, para la existencia de vida tal y como la conocemos.

La próxima misión con destino al sistema de Júpiter que será lanzada, si todo va según lo previsto, será la sonda Juice de la Agencia Espacial Europea, que sólo tiene previsto un par de sobrevuelos de Europa, aunque esto aún podría cambiarse. Habrá que esperar al lanzamiento de la Misión de sobrevuelos de Europa de la NASA para tener una sonda destinada en concreto a estudiar este mundo.

Impresión artística de la Europa Clipper
Impresión artística de la Europa Clipper – NASA/JPL-Caltech

Pero su lanzamiento no está previsto para antes de 2022, por lo que quizás la NASA haya decidido «refrescar» en interés en Europa mediante este anuncio de cara a las próximas elecciones presidenciales en los Estados Unidos, ya que el FSM sabe lo que puede pasar con la misión una vez que tome posesión el nuevo presidente. Y quizás el siguiente, ya que aunque el ganador de las elecciones de 2016 repita en 2020 su segundo y último mandato terminará en enero de 2025.

Mientras esperamos, si la NASA consigue lanzar el telescopio espacial James Webb de una vez, este podría aportar más datos acerca de la existencia –o no– de estos penachos de vapor, ya que sus instrumentos son más sensibles que los del Hubble.

(Información adicional vía Daniel Marín).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear