Por @Wicho — 14 de Enero de 2015

Hoy se cumplen diez años del aterrizaje de la sonda Huygens en Titán, una de las lunas de Saturno.

Huygens viajó hasta allí a lomos de la sonda Cassini, y después de siete años de viaje rumbo a Saturno y otros 21 días de viaje por su cuenta rumbo a su destino final, a las 13:34 del 14 de enero de 2005, hora central europea, se convertía en la primera sonda en aterrizar en un cuerpo del sistema solar exterior; la primera en aterrizar en una luna que no fuera nuestra Luna.

Huygens transmitió datos durante todo el descenso y tras la toma aún seguimos recibiendo datos durante otros 72 minutos, hasta que Cassini «se puso» y ya no pudo hacer de relé de comunicaciones entre Huygens y la Tierra.

Huygens en Titán
Impresión artística de Huygens en Titán - ESA

Para la Agencia Espacial Europea, responsable de la misión, estos son los diez principales descubrimientos de Huygens:

  1. Obtener un perfil de la atmósfera de Titán.
  2. Confirmar que existen vientos que giran más rápido que el propio ecuador de la luna, tal y como predecían los modelos.
  3. Ayudar a aclarar un poco el origen del metano en Titán, que probablemente quedó atrapado bajo la superficie de hielo del planeta y que sale a la atmósfera mediante criovolcanismo.
  4. El origen del nitrógeno en la atmósfera de Titán, que probablemente viene de amoníaco y otros compuestos que lo contienen llegados mediante el impacto de planetesimales contra la luna. Los datos obtenidos por Huygens apoyan la teoría de que en la Tierra, el único otro cuerpo del sistema con una atmósfera con gran contenido en nitrógeno, el proceso tiene que haber sido similar.
  5. La detección de argón radioactivo en la atmósfera como prueba adicional de la existencia de criovulcanismo, pues el argón-40 de Titán solo puede provenir de rocas muy por debajo de su superficie .
  6. La calima de Titán, que nadie sabía si llegaba hasta la superficie o no; ahora sabemos que sí, aunque presenta tres capas diferenciadas con características distintas.
  7. Analizar los aerosoles de la atmósfera, que influyen en su estructura térmica y los procesos atmosféricos.
  8. Los lechos secos de ríos y lagos, que nunca antes habíamos visto; estos probablemente, según la época del año, se llenen de metano y etano líquidos.
  9. Señales eléctricas en la atmósfera que sugieren la existencia de un océano subterráneo.
  10. Las dunas de Titán, formadas por granos de hidrocarburos, nitrilos y cantidades menores de hielo de agua.

Los datos sobre el viento casi se pierden, por cierto, pues por un error no se activó el canal de datos de Cassini que tenía que haberlos transmitido, pero como había radiotelescopios de todo el mundo «escuchando» a Huygens fue posible recuperarlos.

Nos queda aún un montón de cosas por saber de Titán, pero no está nada mal para una primera y breve visita.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear