Por @Wicho — 25 de Mayo de 2008

Quedan poco más de tres horas para que la sonda Phoenix de la NASA inicie la fase de aterrizaje en las cercanías del polo norte de Marte que, si todo va según lo previsto, pondrá fin a su viaje de 670 millones de kilómetros y supondrá el principio de la fase científica de su misión.

Toda la maniobra será observada por la sonda Mars Express de la Agencia Espacial Europea y las Mars Odyssey, que actuará como un relé de comunicaciones, y Mars Reconnaissance Orbiter de la NASA con el objetivo de recopilar tantos datos como sea posible de ella para el diseño de futuras misiones.

La confirmación de la entrada en la atmósfera marciana se espera a la 1:46 hora de España (GMT +2) y el aterrizaje -sí, se puede aterrizar en Marte- a la 1:53, de nuevo hora de España, tras lo que serán sin duda siete minutos interminables para los responsables de la misión.

La zona de aterrizaje de la Phoenix, conocida como Green Valley, Valle Verde, se correspondería aproximadamente con la situación de Islandia o Alaska en la Tierra y ha sido escogida porque es relativamente plana y libre de rocas.

El equipo de la Mars Reconnaissance Orbiter ha desempañado un importante papel en su elección, tal y como se puede leer en Phoenix support, ya que llevan prácticamente desde el principio de su misión obteniendo imágenes a partir de las que se realizó la elección de la zona en cuestión.

A diferencia de las últimas sondas enviadas por la NASA a la superficie de Marte, que aterrizaron utilizando unos airbags protectores, la Phoenix intentará realizar un aterrizaje suave usando los motores cohete que lleva en su parte inferior.

Se puede ver un vídeo sobre esta maniobra en Phoenix Mars Lander: 7 minutes of Terror [YouTube 5:08]

Por supuesto se podrá seguir en directo a través de NASA TV y Emily Lakdawalla de la Planetary Society lo va a «bloguear» en directo en The Planetary Society Weblog Feed RSS; hay un horario detallado de la maniobra en Checking in at JPL.

Si la sonda sobrevive al aterrizaje las primeras imágenes que envíe deberían ser recibidas en la Tierra sobre las
3:30 de la madrugada y está previsto que en ese caso una de ellas sea la Imagen Astronómica del Día del lunes 26 de mayo.

El objetivo científico de la misión, diseñado entre universidades de Alemania, Canadá, Dinamarca, Estados Unidos y Suiza es estudiar la historia del agua en el planeta como posible clave de un cambio climático en su pasado, y determinar si en la zona de aterrizaje se dan condiciones que podrían albergar vida, pero la sonda no está equipada para detectar vida pasada o presente.

Para ello el instrumento principal de la sonda es un brazo robot que le permitirá excavar zanjas de hasta medio metro de profundidad y recoger muestras que depositará en los instrumentos de a bordo para su análisis.

La Mars Phoenix Lander en acción en Marte
Pia09344.jpg: Concepción artística de la Phoenix en acción en Marte. En primer plano, a la izqueirda, el brazo, robot; la línea verde que apunta hacia arriba es el láser con el que medirá la presencia de nubes y polvo en la atmósfera marciana.

La duración prevista de esta es de 90 soles (días marcianos) o lo que es lo mismo, algo más de 92 días terrestres, aunque esa misma era la duración prevista de la misión de Spirit y Opportunity y a estas alturas llevan ya más de cuatro años recorriendo la superficie de Marte… y lo que esperemos que les quede.

De todos modos, la Phoenix presenta una enorme diferencia con los dos rovers, y es que no está diseñada para moverse del sitio en el que aterrice, con lo que cuando llegue el invierno marciano y ya no pueda cargar sus baterías ni moverse para aprovechar la poca luz del Sol que le pudiera llegar, terminará cubierta por el hielo, aunque está programada para «llamar a a casa» si por fortuna sobrevive al invierno.

La MPL en el invierno marciano - NASA/JPL-Calech/University of Arizona
Phoenix Twilight: Terminada su misión, la Phoenix reposa en Marte a la espera de la llegada del invierno - NASA/JPL-Calech/University of Arizona

Pero mientras tanto, a ver si haciendo honor a su nombre la Phoenix consigue superar la «maldición de la exploración de Marte» -hasta finales de 2006 la mitad de las misiones enviadas a Marte habían fracasado, ver The 10 greatest hits and misses on Mars- y aterrizar sana y salva.

La solución, en unas horas.

Actualización 26 de mayo de 2008, nuevo éxito para la NASA: La sonda Phoenix de la NASA envía sus primeras fotos desde Marte.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear