Por @Wicho — 30 de Abril de 2018

¿Cual es tu objetivo? ¿Tener razón o hacer cambiar de opinión a la gente? […] Porque si sólo quieres tener razón puedes irte de listillo y reírte de la gente. Entonces tendrás razón acerca de la ciencia pero tendrás razón en soledad. […] Si quieres ser persuasivo y cambiar las cosas tienes que ser amable.

Uno de los problemas de los que hablamos recurrentemente las personas a las que nos preocupa la divulgación científica es el de qué hacer para no estar siempre predicando a la parroquia de ya conversos, cómo llegar más allá. Y no es una tarea fácil.

Las causas son múltiples, pero una de las que tengo más claras es la que de a menudo no nos ponemos en el lugar de aquellas personas a las que querríamos convencer de que están equivocadas, o al menos de que lo están desde el punto de vista del consenso científico.

Y ojo, que yo sé que he caído en eso en alguna ocasión, aunque hace tiempo que me estoy intentando quitar. Son pequeñas cosas como por ejemplo dejar de utilizar el término magufo, aunque no puedo evitar que alguna vez se me escape en alguna conversación.

Esta charla de Emily Calandrelli en TEDxWVU va precisamente de eso. Tomando como ejemplo el cambio climático –calentamiento global en realidad– explica un par de estrategias que deberíamos seguir. La versión TL;DR por si no quieres ver el vídeo o por si no sabes inglés tiene dos puntos:

  1. Respeta a las personas que quieres convencer y empatiza con ellas, no asumas que son estúpidas. Si eres listo y brillante e inteligente –o te lo consideras– también tienes que ser amable a pesar de que la sociedad –y muchas series de televisión como por ejemplo House, Sherlock, o The Big Bang Theory– – parecen pensar que está bien ser un genio insufrible. Nunca hagas ataques personales –y basta con que le digas a una persona que es estúpida para perderla.
  2. Háblales de aquello que les importa, no de aquello que tú crees que debería importarles. Conoce tu audiencia; adapta tu cebo a tu presa. Haz un poco de trabajo previo.

(Vía Bad Astronomer).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear