Por @Wicho — 8 de Junio de 2008

Los ingenieros y científicos que trabajan en el control de la Phoenix Mars Lander están intentando determinar por qué nada de la muestra que el brazo de la nave dejó sobre una de las entradas del Thermal Evolved Gas Analyzer (TEGA), el instrumento que tiene que analizar la composición del suelo marciano, llegó a entrar en este el pasado viernes: NASA'S Phoenix Mars Lander Checking Soil Properties.

Las fotos recibidas desde Marte muestran que el material cayó en el sitio adecuado, pero por algún motivo nada de este consiguió pasar el filtro que evita que entren partículas de más de un milímetro en el analizador.

Primera muestra sobre la entrada del TEGA
Martian Soil Delivery to Analytical Instrument on Phoenix: La muestra de suelo marciano sobre una de las entradas al instrumento TEGA - NASA/JPL-Caltech/University of Arizona/Max Planck Institute

La teoría que más fuerza parece estar cobrando es que el material que forma el suelo marciano tiende a formar terrones, con lo que a pesar de que hay un vibrador a la entrada del instrumento que sirve para «animar» a las muestras a entrar en este su fuerza o los cinco minutos durante los que estuvo en marcha pueden no haber sido suficientes.

Una de las estrategias que se están planteando desde el control de la misión es aplastar un poco el terreno con la pala del brazo de la sonda antes de recogerlo para deshacer estos terrones y además dejar caer menos cantidad a la entrada del TEGA y hacerlo como si estuvieran sacudiendo un salero.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear