Por @Wicho — 13 de Octubre de 2012

Despegue del Soyuz VS03 - ESA–S. Corvaja, 2012
Despegue del Soyuz VS03 - ESA–S. Corvaja, 2012

Un lanzador Soyuz ST-B puso ayer en órbita los satélites Galileo FM-3 y FM-4 del sistema de posicionamiento Galileo, el equivalente europeo al GPS estadounidense o al Glonass ruso: Continúa el despliegue de la constelación europea de navegación por satélite, Galileo

Son los dos últimos satélites de los cuatro la serie IOV, In Orbit Validation, Validación En Órbita, que servirán para comprobar el funcionamiento de todo el sistema, tanto sus componentes en tierra como sus componentes en el espacio.

Impresión artística de un satélite del sistema Galileo en órbita
Impresión artística de un satélite del sistema Galileo en órbita - Arianespace

Se unen a los dos primeros IOV, lanzados en octubre de 2011, y si todo va bien darán el pistoletazo de salida para una serie de lanzamientos que prevé tener en órbita lo 18 primeros satélites del sistema en 2014.

En ese momento Galileo estaría listo para empezar a dar servicio comercial, aunque seguirán produciéndose lanzamientos hasta 2018, cuando deberían estar en órbita los 30 satélites previstos, incluyendo los 4 IOV y los de reserva.

El FM3 durante las pruebas previas al lanzamiento
El FM3 durante las pruebas previas al lanzamiento - Arianespace

La idea de la Unión Europea es disponer de un sistema independiente del GPS, que aunque en la actualidad esté abierto al uso civil no deja de ser un sistema creado para las fuerzas armadas de los Estados Unidos.

De hecho, el GPS transmite sus señales con dos tipos de códigos, siendo el civil menos preciso que el militar, e incluye en su diseño la capacidad introducir errores al azar en las señales para dificultar su uso por parte de aquellos que no tengan un receptor militar con las claves adecuadas, aunque de hecho esta característica no se usa desde el 1 de mayo de 2000.

Galileo tendrá también dos tipos de señales, una de uso gratuito, con una precisión aproximada de un metro a la hora de fijar la posición del receptor, y otra más precisa se reservará para aquellos que paguen por usarla y para usos militares.

Además, dado que sus satélites tienen unas órbitas más inclinadas respecto al ecuador que las de los del sistema GPS o del Glonass, será más preciso en latitudes altas.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear